ESPECIAL: EL ESPÍRITU SANTO.







ESPECIAL: EL ESPÍRITU SANTO.

    Sin el Espíritu Santo no habría Iglesia ni apostolado, no habría fe ni reconoceríamos a Dios como Padre de todos ni a Jesucristo como el Salvador.  
    En los Hechos de los Apóstoles, se nos dice que “estaban todos reunidos” y todos reciben los dones del Espíritu Santo: es toda la Iglesia la que recibe el don del Espíritu para poder vivir nuestra vocación y carisma concreta en beneficio de la misma comunidad.
    En Pentecostés se invierte el dinamismo de Babel: Babel fue la dispersión y la división, Pentecostés es la comunión, el amor y el entendimiento.

 

VIDAS TRANSFORMADAS POR EL NAZARENO.







VIDAS TRANSFORMADAS POR EL NAZARENO.

    Romano Guardini en su libro «La esencia del Cristianismo» afirmaba brillantemente: «El Cristianismo no es, en último término, ni una doctrina de la verdad ni una interpretación de la vida. Es eso también, pero nada de ello constituye su esencia nuclear. Su esencia está constituida por Jesús de Nazaret, por su existencia, su obra y su destino concreto, es decir, por una personalidad histórica».

   Vidas que fueron transformadas y rehechas desde Jesucristo, el Nazareno.

ESPECIAL: MARÍA DE NAZARET.







  ESPECIAL: MARÍA DE NAZARET.

Lo que la Iglesia enseña sobre María ilumina a su vez la fe en Cristo.

Dios quiere la libre cooperación de la criatura. “Cómo puede ser esto, pues no conozco varón” (Lc 1,26ss)

La desobediencia de Eva contrasta con la disponibilidad de María “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,26ss)

María, una mujer de fe. “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre…¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?…Dichosa tú que has creído” (Lc 1,39ss)

María, una mujer en búsqueda. “Hijo, ¿por qué te has portado así con nosotros? Tu padre y yo te buscábamos angustiados” (Lc 2,48-50)

Ella señala siempre a Cristo. “Haced lo que os diga”(Jn 2,3ss)

María, madre espiritual de los creyentes “Mujer, ahí tienes a tu hijo” (Jn 19,ss)

Continuar leyendo «ESPECIAL: MARÍA DE NAZARET.»

LAS PATRONAS DE EUROPA PROCLAMADAS POR SAN JUAN PABLO II.







LAS PATRONAS DE EUROPA PROCLAMADAS POR SAN JUAN PABLO II.

San Juan Pablo II presentó a tres grandes mujeres, de distintas épocas y lugares, como Patronas de Europa: Santa Teresita Benedicta de la Cruz (Santa Edith Stein), Santa Catalina de Siena y Santa Brígida de Suecia.