Los santos misioneros cordobeses  son “Brújulas en el Camino de la Evangelización”

Los santos misioneros cordobeses  son “Brújulas en el Camino de la Evangelización”

         Los santos misioneros son “Brújulas en el Camino de la Evangelización” y “Veredas para la Misión”. 

        No olvides a estos grandes misioneros: San Francisco Solano, San Francisco Javier, Santa Teresita del Niño Jesús, Santo Domingo de Henares, Beato Nicolás María Alberca. 

       ¡Conoce la vida de estos grandes misioneros!

SAN FRANCISCO SOLANO

San Francisco Solano es uno de los mejores ejemplos de animación misionera. Francisco Solano, llamado “el Taumaturgo del nuevo mundo”, por la cantidad de prodigios y milagros que obtuvo en Sudamérica, nació en 1549, en Montilla, España. Su padre era alcalde de la ciudad, y desde muy pequeño se caracterizó por su habilidad en poner paz entre los que se peleaban. Cuando había algún duelo a espada, bastaba que Francisco corriera a donde los combatientes a suplicarles que no se pelearan más, para que hicieran las paces. Estudió con los Jesuitas, pero entró a la comunidad Franciscana porque le atraían mucho la pobreza y la vida tan sacrificada de los religiosos de San Francisco. Los primero años de sacerdocio los dedicó a predicar con gran provecho en el sur de España. Sus sermones no tenían nada de rebuscado ni de elegante, pero llegaban hasta el fondo del corazón de los pecadores y conseguían grandes conversiones. Es que rezaba mucho antes de cada predicación.

LABOR MISIONERA INCANSABLE

Fray Francisco Solano recorrió el continente americano durante 20 años predicando, especialmente a los indios. Pero su viaje más largo fue el que tuvo que hacer a pie, con incontables peligros y sufrimientos, desde Lima hasta Tucumán (Argentina) y hasta las pampas y el Chaco Paraguayo. Más de 3,000 kilómetros y sin ninguna comodidad. Sólo confiando en Dios y movido por el deseo de salvar almas. Y le sucedió en aquel gran viaje misionero, que lograba aprender con extraordinaria facilidad los dialectos de aquellos indios a las dos semanas de estar con ellos. Y le entendían todos admirablemente sus sermones. Sus compañeros misioneros se admiraban grandemente de este prodigio y lo consideraban un verdadero milagro de Dios. Pero lo más admirable es que las tribus de indios, aun las más belicosas, y opuestas a los blancos, recibían los sermones del santo con una docilidad y un provecho que parecían increíbles. Dios le había concedido la eficacia de la palabra y la gracia de conseguir la simpatía y buena voluntad de sus oyentes. Fray Francisco llegaba a las tribus más guerreras e indómitas y aunque al principio lo recibían al son de batalla, después de predicarles por unos minutos con un crucifijo en la mano, conseguía que todos empezaran a escucharle con un corazón dócil y que se hicieran bautizar por centenares y miles.

MISIÓN INFATIGABLE

San Francisco Solano misionó por más de 14 años por el Chaco Paraguayo, por Uruguay, el Río de la Plata, Santa Fe y Córdoba de Argentina, siempre a pie, convirtiendo innumerables indígenas y también muchísimos colonos españoles. Su paso por cada ciudad o campo, era un renacer del fervor religioso. Un día en el pueblo llamado San Miguel, estaban en un toreo, y el toro feroz se salió del corral y empezó a cornear sin compasión por las calles. Llamaron al santo y éste se le enfrentó calmadamente al terrible animal. Y la gente vio con admiración que el bravísimo toro se le acercaba a Fray Francisco y le lamía las manos y se dejaba llevar por él otra vez al corral.

ÚLTIMOS AÑOS EN LIMA

Por orden de sus superiores, los últimos años los pasó Fray Francisco en la ciudad de Lima predicando y convirtiendo pecadores. Entraba a las casas de juegos y hacía suspender aquellos vicios y llevaba a los jugadores a los templos OCURRIÓ EN UNA MISA Un día estando predicando en una misa empezó a temblar. Las gentes quisieron salir huyendo, pero él les dijo: “Si piden perdón a Dios, no les sucederá nada malo”. Todos pidieron perdón y nada malo sucedió aquel día allí. Otro día en pleno sermón exclamó: “Por las maldades de estas gentes, todo lo que está a mi alrededor será destruido y no quedará sino el sitio desde donde estoy predicando”. Y así sucedió años después. llegó un terremoto y destruyó el templo y todos los alrededores, y el único sitio que quedó sin que le pasara nada, fue aquel desde donde el santo había predicado.

MUERTE

En mayo de 1610 empezó a sentirse muy débil. Los médicos que lo atendían se admiraban de su paciencia y santidad. El 14 de julio del 1610 falleció exclamando: ” “Que Dios sea glorificado”

 

SANTO DOMINGO DE HENARES

 

 Los santos misioneros cordobeses son nuestra brújula en la misión.

Uno de ellos es Santo Domingo de Henares, natural de Baena. Nació el 19 de diciembre de 1766, en la localidad de Baena, Córdoba. Fue bautizado en la Parroquia de San Bartolomé el 21 de diciembre del mismo año. Tomó el hábito de fraile dominico el día 30 de agosto de 1783 y profesó un año después. Asignado a las Misiones que la Provincia del Rosario tiene en Extremo Oriente, parte de Cádiz en septiembre de 1785 rumbo a Puerto Rico de Cuba, México y Filipinas a donde desembarca el 9 de julio de 1786. El 30 de este mismo mes y año se une a los cursos de la Universidad de Santo Tomás de Manila, en la que concluirá sus estudios, al mismo tiempo que imparte clases de Humanidades. A finales del año 1789 se ordena presbítero y es destinado a las Misiones de Tonkín (hoy al norte del Viet Nam) donde consigue llegar el 28 de octubre de 1790. El 9 de enero de 1802 es consagrado obispo. Es detenido y preso el 9 de junio de 1838. Después de varios interrogatorios fue sentenciado a muerte. El rey aprobó la sentencia el 19 de junio y el 25 de ese mismo mes, a la una de la tarde, fue decapitado. Es declarado Beato por León XIII el 27 de mayo de 1900 y canonizado por Juan Pablo II el 19 de junio de 1988.

 

 

 

 

BEATO NICOLÁS MARÍA ALBERCA

El beato Nicolás María Alberca, natural de Aguilar de la Frontera, es uno de los grandes misioneros cordobesas. Él nos estimula en la misión

 

 

 

 

 

 

 

 Si quieres conocer la página web de la Delegación de Misiones en Córdoba pulsa aquí  Delegación de Misiones de Córdoba

 




www.marinaveracruz.net

 

QUEBRADA EN SU INCREDULIDAD

QUEBRADA EN SU INCREDULIDAD

En cierta ocasión se celebraba en una Parroquia el entierro de un hombre que había sido muy piadoso. La familia estaba muy apenada. Se respiraba en el ambiente dolor y tristeza, angustia y desesperación.
Un joven se preguntó si los cristianos tenían una actitud diferente ante la muerte que el resto de los ciudadanos y si realmente con estas actitudes desesperadas cuestionaban a alguien en esta sociedad. Y recordó el impacto que tuvo Edith Stein, aún atea, cuando fue a visitar a la joven viuda de su amigo Adolf Reinach, la Señora Anne Reinach, que se habían bautizado poco antes en la Iglesia evangélica.
Edith encontró en Anne Reinach una aceptación de la muerte de su marido que la zarandeó interiormente. Ella como filósofa había encontrado siempre ante la muerte dolor, sufrimiento, desesperación, misterio, y sin embargo su amiga transmitía paz y serenidad interior, fundamentada en el Dios de Jesucristo.
Tal fue el impacto existencial de aquel encuentro con su amiga, que años más tarde, Edith comentaba: “Fue el momento en que se quebró mi incredulidad, palideció el judaísmo y apareció Cristo: Cristo en el misterio de la Cruz”.

 

 

http://www.marinaveracruz.net

 

 




NO A LA VIOLENCIA Y UN MENSAJE DE PAZ

 NO A LA VIOLENCIA Y UN MENSAJE DE PAZ

Juan Pablo II pronunció en Irlanda un discurso contra el terrorismo, que sintetiza la postura que cualquier cristiano debe de tener en sus relaciones humanas: “No creáis en la violencia… creed en la paz, en el perdón y en el amor… Os suplico de rodillas que abandonéis los senderos de la violencia y volváis a los caminos de la paz… La violencia atrasa el día de la justicia…”

¡Qué gran don la paz en las sociedades humanas y qué difícil mantenerla dentro de los límites de la justicia!

Trabaja en este día para ser un mensajero de la paz.

http://www.bubok.es/libros/20455/LUCES-EN-LA-NOCHE

 




SANTOS MISIONEROS QUE SON LUZ EN LA MISIÓN EN CÓRDOBA

SANTOS MISIONEROS QUE SON LUZ EN LA MISIÓN EN CÓRDOBA

 

Conoce los santos misioneros que interceden por vosotros en la misión y en la evangelización en la Diócesis de Córdoba: San Francisco Javier, Santa Teresita del Niño Jesús, San Francisco Solano, Santo Domingo de Henares. También encontrarás una reseña biografica del Beato Nicolás María Alberca.

 

 

 

 




100 CORREOS PARA ANA

100 CORREOS PARA ANA

UN LIBRO PARA DESCUBRIR

La primera vez que abres el libro corres el riesgo de engancharte a él, de no cerrarlo hasta llegar al último punto final. Desde la primera página hasta la última el interés de los temas que tratan Ana y el autor nos lleva a leerlas de un tirón, porque bien seas una persona adolescente o una persona adulta en cada página encuentras como un flash, una instantánea de las cuestiones fundamentales que van surgiendo en la vida de cada día. Después lo dejarás muy cerca, muy a mano porque cada día te plantea situaciones nuevas que necesitas aclarar. Tal vez la cuestión no sea totalmente nueva, pero sí las circunstancias en que las vives y volverás a releer aquella página que te lo aclara, que te ilumina, que te permite afrontar la situación. ¡Ah!, cuantos padres y madres en conversación con nuestros hijos llegaremos a cuestiones que nos resultan difíciles de explicar, bien porque ni nosotros mismos lo tenemos claro, bien porque no nos resulta fácil explicarnos, y entonces recordaremos a Ana y ‘ese libro que lo explica tan bien’.

Mª Carmen Martínez Hernández

 

https://www.bubok.es/libros/21569/100-CORREOS-PARA-ANA-UNA-CHICA-EN-BUSCA-DE-SU-IDENTIDAD

 

 




SECUENCIA DEL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo es el protagonista de la vida de la Iglesia y el impulsor en el camino de la fe.

 

SECUENCIA DEL ESPÍRITU SANTO

 

Ven, Espíritu divino,
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma,
divina luz, y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;
por tu bondad y gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno. Amén.