LA ADORACIÓN DE LOS PASTORES-MUSEO DEL PRADO. EL GRECO




               

  LA ADORACIÓN DE LOS PASTORES-MUSEO DEL PRADO.

EL GRECO

Conoce al detalle este cuadro del GRECO, verdadera obra de arte.

                Adoración de los pastores es un cuadro pintado por el Greco.
Este óleo sobre tela mide 320 centímetros de alto y 180 cm de ancho, y fue ejecutado entre 1612 y 1614, posiblemente durante el último año de la vida del Greco.
Se conserva en el Museo del Prado de Madrid, España.

 

 

 




 

EN BÚSQUEDA. Ivook

 

     

   CANAL DE YOUTUBE DE FRANCISCO BAENA CALVO

                Me gustaría que te suscribieras a mi canal: 

CANAL DE YOUTUBE FRANCISCO BAENA CALVO

CONOCE ESTOS LIBROS MÍOS EN BUBOK

DESEOS DE ETERNIDAD 

 PALABRAS AL VIENTO

LUCES EN LA NOCHE

     MIRADA NUEVA 

                                                       Entra:  MIS LIBROS EN BUBOK

                                                             Conoce amazon.es    AMAZON             

Conoce mi página web:

www.marinaveracruz.net

Gracias por tu visita. Si te ha gustado este artículo añade me gusta. Compártelo en las redes

 

 




 

EL ENTIERRO DEL CONDE DE ORGAZ DEL GRECO. Toledo




EL ENTIERRO DEL CONDE DE ORGAZ DEL GRECO. Toledo

 

 

Conoce la detalle el Entierro del Conde de Orgaz, la obra maestra del Greco.

 

 

 

    El entierro del señor de Orgaz, popularmente llamado El entierro del conde de Orgaz, es un óleo sobre lienzo de 4,80 x 3,60 metros, pintado en estilo manierista por el Greco entre los años 1586 y 1588.
   Fue realizado para la parroquia de Santo Tomé de Toledo, España, y se encuentra conservado en este mismo lugar.
   Está considerada una de las mejores y más admiradas obras del autor.

   El cuadro representa las dos dimensiones de la existencia humana: abajo la muerte, arriba el cielo, la vida eterna.
   El Greco se lució plasmando en el cuadro lo que constituye el horizonte cristiano de la vida ante la muerte, iluminado por JESUCRISTO.

EN LA PARTE INFERIOR:

El lo ocupa el cadáver del señor, que va a ser depositado con toda veneración y respeto en su sepulcro.
Para tan solemne ocasión han bajado dos santos del cielo: el OBISPO SAN AGUSTÍN, uno de los grandes PADRES DE LA IGLESIA, y el DIÁCONO SAN ESTEBAN, PRIMER MÁRTIR DE CRISTO.
En la tradición bíblica el cuerpo es enterrado, devuelto a la tierra de donde salió, en la espera de ser transfigurado por la resurrección final. El cuerpo humano, que el Hijo de Dios ha tomado al hacerse hombre, ya no es la cárcel del alma, sino la materia animada por el espíritu, la materia que será definitivamente transformada en la resurrección.
A este entierro, dos personajes principales, el Greco nos mira de frente, invitándonos a entrar en el misterio admirable que contemplan nuestros ojos y su hijo, señalando con su dedo al personaje central.

ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA:

El lazo de unión es el alma inmortal del Señor de Orgaz, figurada como un feto que es llevado al cielo por manos de un ángel, a través de una especie de vulva materna que le dará a luz a la vida eterna del cielo. La muerte aparece así como un parto, como un alumbramiento a la luz eterna en la que viven los santos. Trance doloroso, pero lleno de esperanza.

EN LA PARTE SUPERIOR:

El pintor describe el cielo, la vida feliz de los bienaventurados. Aparece JESUCRISTO, glorioso, luminoso, vestido de blanco, entronizado como juez de vivos y muertos. Es el señor de la vida y de la historia de los hombres.
A Él se le ha dado la capacidad de juzgar a los hombres, y lo hace con misericordia, como lo muestra su rostro sereno y su mano derecha que manda al APÓSTOL PEDRO, que abra las puertas del cielo para el alma del Conde difunto.

La VIRGEN MARÍA acoge maternalmente el alma del señor que llega hasta el cielo. En este alumbramiento a la vida eterna, Dios ha confiado a María la tarea de madre. Ella es para nosotros el rostro materno de Dios. Los bienaventurados miran fascinados y adorantes a Jesucristo, el Señor.

   El conjunto del cuadro invita a la contemplación de un misterio que nos es dado, de una verdad que nos es comunicada: el hombre ha nacido para la vida. El hombre no es un ser para la muerte. E incluso cuando ha de traspasar el umbral de la muerte, no lo hace en solitario, sino que junto a él para ayudarle está Jesucristo, redentor del hombre, su Madre santísima, que es también nuestra madre, y todos los santos del cielo, nuestros hermanos mayores.
   El Greco ha conseguido transmitirnos en esta su obra maestra un mensaje de esperanza, la esperanza que brota de la buena noticia de Jesucristo, señor de la vida y de la historia.

 

 CONOCE ESTOS LIBROS MÍOS EN BUBOK

DESEOS DE ETERNIDAD 

 PALABRAS AL VIENTO

LUCES EN LA NOCHE

     MIRADA NUEVA 

 

Entra:  http://www.bubok.es/autores/sembradordeversos 

   CANAL DE YOUTUBE DE FRANCISCO BAENA CALVO

 Conoce amazon.es    amazon

                                                           Conoce alguno de  mis blogs en Blogguer:

Gracias por entrar en mi canal de Youtube: 
Canal de Francisco Baena Calvo.

Me gustaría que te suscribieras a mi canal: http://goo.gl.j2Yvek

Conoce mi página web:

www.marinaveracruz.net

Gracias por tu visita. Si te ha gustado este artículo añade me gusta. Compártelo en las redes