LA AVENTURA DE SER CRISTIANO

LA AVENTURA DE SER CRISTIANO

Ser cristiano es un gran don para la vida de una persona y la perfección de todo lo verdaderamente humano.
¿Quieres ser y vivir en cristiano?
¡¡Apúntate!!

1.-Una PERSONA EN CRECIMIENTO.
2.-Una persona que CREE EN ALGUIEN más que en ALGO. Ese Alguien es el DIOS UNO Y TRINO, manifestado plenamente en JESUCRISTO.
3.-Una persona que ORA, se mantiene abierto al diálogo, escucha, agradece, y pide que se haga la VOLUNTAD DE DIOS en su vida.
4.-Una persona que TRABAJA para mejorar y transformar este mundo. Busca el control de las enfermedades. Vive el trabajo como un medio para realizarse y ayuda a los demás a realizarse como personas.
5.-DA SENTIDO TRASCENDENTE A SU SEXUALIDAD. Toma una actitud responsable ante la procreación y comprende la sexualidad como la expresión y el encuentro entre las personas que se aman.
6.-SABE DAR SENTIDO AL SUFRIMIENTO. No al masoquismo ni a creer que el dolor es un bien. Reconoce que por el sufrimiento “completa y actualiza lo que falta a la pasión de Cristo”.
7.-AMA AL PRÓJIMO. Sólo se puede amar a Dios amando a nuestro prójimo.
8.-CELEBRA LA EUCARISTÍA, comprometiendo toda su vida en ella.
9.-PERTENECE A UNA COMUNIDAD, unido por la fe y la acción evangelizadora.
10.-Una persona que VIVE LA ESPERANZA, superando toda angustia.
11.-REALIZA A CRISTO.
12.-Llama a DIOS PADRE, con providencia, amor y misericordia.
13.-Se confiesa PECADOR.
14.-Se sabe SALVADO y vive en agradecimiento.
15.-ES HEREDERO DE UNA TRADICIÓN Y DE UNA HISTORIA.
16.-Vive sus responsabilidades en la sociedad con unos COMPROMISOS laborales, políticos, técnicos, económicos…
17.-TIENE VOLUNTAD DE SALVAR, no de condenar.
18.-Un COMPROMETIDO CON LA NO VIOLENCIA.
19.-Vive la LIBERTAD INTERIOR, sin admitir coacciones personales, ideológicas o legales.
20.-TOMA POSTURA CRÍTICA ante el confort y el Consumo.
21.-Se RESPONSABILIZA de la EVANGELIZACION de la generación siguiente con su manera de vivir.
22.-TOMA POSTURA ESPECÍFICA ANTE LA MUERTE, no aferrándose a la vida sin más, sino esperando encontrarse con Alguien que le salva y le ama.
23.-VALORA MÁS A LAS PERSONAS que a las verdades.
24.-ASPIRA A LA PERFECCIÓN, la del Padre Eterno.
25.-SE SIENTE EN MISIÓN: la de anunciar la Buena Nueva.
26.-Una persona HUMILDE, y vive en la verdad.
27.-Una persona ALEGRE Y SIEMBRA ALEGRÍA. Vive en paz interior y transmite con su vida la Presencia de Dios.

 

 

 

Conoce alguno de  mis blogs en Blogguer:

Gracias por entrar en mi canal de Youtube: Canal de Francisco Baena Calvo.

Me gustaría que te suscribieras a mi canal: http://goo.gl.j2Yvek

*Si te gustó el video dale a me gusta (like)

 

 

 




MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2015

              MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2015

 

 

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2015

          Conoce el Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma-15 con el título del mensaje para este 2015 es “Fortalezcan sus corazones” (St 5,8).
         Cada año el Papa nos regala un precioso mensaje para la Cuaresma a toda la Iglesia.

35 frases del mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2015: “Fortaleced vuestros corazones”:

1.- La Cuaresma es un tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente. Pero, sobre todo, es un ”tiempo de gracia” (2 Co 6,2).

2.- Dios no nos pide nada que no nos haya dado antes: “Nosotros amemos al Señor porque Él nos amó primero” (1 Jn 4,19).

3.- Él (Dios) no es indiferente a nosotros. Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos. Cada uno de nosotros le interesa; su amor le impide ser indiferente a lo que nos sucede.

4.- (Sin embargo, nosotros) cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás (algo que Dios no hace jamás), no nos interesan sus problemas, ni sus sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Entonces nuestro corazón cae en la indiferencia.

5.- Esa actitud egoísta, de indiferencia, ha alcanzado hoy una dimensión mundial, hasta tal punto que podemos hablar de globalización de la indiferencia.

6.- Uno de los desafíos más urgentes sobre lo que quiere detenerme en este mensaje es el de la globalización de la indiferencia.

7.- La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Por eso, necesitamos oír en cada Cuaresma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan.

8.- Dios no es indiferente al mundo, sino que lo ama hasta el punto de dar a su propio Hijo por la salvación de cada hombre. En la encarnación, en la vida terrena, en la muerte y en la resurrección del Hijo de Dios, se abre definitivamente la puerta entre Dios y el hombre, entre el cielo y la tierra.

9.- Y la Iglesia es como la mano que tiene abierta esta puerta mediante la proclamación de la Palabra, la celebración de los sacramentos, el testimonio de la fe que actúa por la caridad (cf Ga 5, 6).

10.- Sin embargo, el mundo tiende a cerrarse en sí mismo y a cerrar la puerta a través de la cual Dios entra en el mundo y el mundo entra en Él. Así, la mano, que es la Iglesia, nunca debe sorprenderse si es rechazada, aplastada o herida.

11.- El pueblo de Dios, por tanto, tiene necesidad de renovación, para no ser indiferente y para no cerrarse en sí mismo.

“Si un miembro sufre, todos sufren con él” (1 Co 12,26)- La Iglesia

12.- La caridad de Dios que rompe esa cerrazón mortal en sí mismos nos la ofrece la Iglesia con sus enseñanzas y, sobre todo, con su testimonio. Sin embargo, solo se puede testimoniar lo que antes de ha experimentado.

13.- El cristiano es aquel que permite que Dios lo revista de su bondad y de su misericordia, que lo revista de Cristo para llegar a ser como Él, siervo de Dios y de los hombres.

14.- La Cuaresma es un tiempo oportuno para dejarnos servir por Cristo y así llegar a ser como Él. Esto sucede cuando escuchamos la Palabra de Dios y cuando recibimos los sacramentos, en particular, la eucaristía. En ella, nos convertimos en lo que recibimos: el cuerpo de Cristo

15.- Quien es de Cristo pertenece a uno solo cuerpo y en Él no se es indiferente hacia los demás.
16.- En esta comunión de los santos y en esta participación en las cosas santas, nadie posee solo para sí mismo, sino que lo es tiene es para todos. Y puesto que estamos unidos en Dios, podemos hacer algo también por quienes están lejos…..
“¿Dónde está tu hermano?” (Gn 4, 9) – Las parroquias y las comunidades
17.- Lo que hemos dicho para la Iglesia universal es necesario traducirlo en la vida de las parroquias y comunidades.

18.- En estas realidades eclesiales, ¿se tiene la experiencia de que formamos parte de un solo cuerpo?, ¿un cuerpo que recibe y comparte lo que Dios quiere donar?, ¿un cuerpo que conoce a sus miembros más débiles, más pobres y pequeños, y se hace cargo de ellos?, ¿o nos refugiamos en un amor universal que se compromete con los que están lejos en el mundo, pero olvida al Lázaro sentado delante de su propia puerta cerrada? (cf. Lc 16, 19-31).

19.- Cuando la Iglesia terrenal ora, se instaura una comunión de servicio y de bien mutuos que llega ante Dios. Junto con los santos, que encontraron su plenitud en Dios, formamos parte de la comunión en la cual el amor vence a la indiferencia.

20.- La Iglesia del cielo no es triunfante porque ha dado la espalda a los sufrimientos del mundo y goza en solitario. Los santos ya contemplan y gozan, gracias que, con la muerte y resurrección de Jesús, vencieron definitivamente la indiferencia, la dureza del corazón y el odio.

21.- Santa Teresita de Lisieux, doctora de la Iglesia, escribía convencida de que la alegría en el cielo por la victoria del amor crucificado no es plena mientras haya un solo hombre en la tierra que sufra y gima: “Cuanto mucho con no permanecer inactiva en el cielo, mi deseo es seguir trabajando para la Iglesia y para las almas”.

22.- Toda la comunidad cristiana está llamada a cruzar el umbral que la pone en relación con la sociedad que la rodea, con los pobres y los alejados. La Iglesia por naturaleza es misionera, no debe quedarse replegada en sí misma, sino que es enviada a todos los hombres.

23.- La misión es lo que el amor no puede callar. La Iglesia sigue a Jesucristo por el camino que la lleva a cada hombre, hasta los confines de la tierra (cf. Hch 1,8). 24.- ¡Cuánto deseo que los lugares en los que manifiesta la Iglesia, en particular nuestras parroquias y nuestras comunidades, lleguen a ser islas de misericordia en medio de la indiferencia!
“¡Fortaleced vuestros corazones!” (St 5, 8)- La persona creyente
25.- También como individuos tenemos la tentación de la indiferencia. Estamos saturados de noticias e imágenes tremendas que nos narran el sufrimiento humano y, al mismo tiempo, sentimos toda nuestra incapacidad para intervenir. 26.- ¿Qué podemos hacer para no dejarnos absorber por esta espiral de horror y de impotencia?

27.- En primer lugar, podemos orar en la comunión de la Iglesia terrenal y celestial. No olvidemos la fuerza de la oración de tantas personas. La iniciativa 24 horas para el Señor, que deseo que se celebre en toda la Iglesia –también a nivel diocesano-, en los días 13 y 14 de marzo, es expresión de esta necesidad de la oración.
28.- En segundo lugar, podemos ayudar con gestos de caridad, llegando tanto a las personas cercanas como a las lejanas, gracias a los numerosos organismos de caridad de la Iglesia.
29.- La Cuaresma es un tiempo propicio para mostrar el interés por el otro, con un signo concreto, aunque sea pequeño, de nuestra participación en la misma humanidad.

30.- En tercer lugar, el sufrimiento del otro constituye una llamada a la conversión, porque la necesidad del hermano me recuerda la fragilidad de mi vida, la dependencia de Dios y de los hermanos.

31.- Si pedimos humildemente la gracia de Dios y aceptamos los límites de nuestras posibilidades, confiaremos en las infinitas posibilidades que nos reserva el amor de Dios. Y podremos resistir a la tentación diabólica que nos hace creer que nosotros solos podemos salvar al mundo y a nosotros mismos.

32.- Para superar la indiferencia y nuestras pretensiones de omnipotencia, quiero pedir a todos en este tiempo de Cuaresma sed viva como una formación del corazón, como dijo Benedicto XVI (Deus caritas est, 31).

33.- Tener un corazón misericordioso no significa tener un corazón débil. Quien desea ser misericordioso necesita un corazón fuerte, firme, cerrado al tentador, pero abierto a Dios. Un corazón que se deje impregnar por el Espíritu y guiar por los caminos del amor que nos llevan a los hermanos y a las hermanas. En definitiva, un corazón pobre, que conoce sus propias pobrezas y lo da todo por el otro.

34.- Por esto, queridos hermanos y hermanas, deseo orar con vosotros a Cristo en esta Cuaresma: “Fac cor nostrum secundum Cor tuum”: “Haz nuestro semejante al tuyo” (Súplica de las Letanías al Sagrado Corazón de Jesús).

35.- De este modo, tendremos un corazón fuerte y misericordioso, vigilante y generoso, que no se deje encerrar en sí mismo y no caiga en el vértigo de la globalización de la indiferencia.

 




CONOCE EL CREDO DE LA IGLESIA CATÓLICA

CONOCE EL CREDO DE LA IGLESIA CATÓLICA

 

 

 

CONOCE EL CREDO DE LA IGLESIA CATÓLICA,.
En el Credo se articulan las grandes verdades de la fe cristiana.
Conoce el Credo de los Apóstoles y el Credo Nicenoconstantinopolitano.
Lo que unifica a la Iglesia Católica es el Credo.
La fe recibida en el Bautismo necesita ser profesada, celebrada, vivida y orada.

I.-CREDO APOSTÓLICO

CREO EN DIOS PADRE

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra;

CREO EN JESUCRISTO
y en Jesucristo, su único Hijo, Señor nuestro;
que fue concebido del Espíritu Santo,
nació de la virgen María,
padeció bajo el poder de Poncio Pilatos;
fue crucificado, muerto y sepultado;
descendió a los infiernos;
al tercer día resucitó de entre los muertos;
subió al cielo,
y está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso;
y desde allí vendrá al fin del mundo
a juzgar a los vivos y a los muertos.

CREO EN EL ESPÍRITU SANTO

Creo en el Espíritu Santo,

CREO EN LA IGLESIA
la Santa Iglesia Universal, la comunión de los santos,
CREO EN LA RESURRECCIÓN Y VIDA ETERNA
el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable.
Amén.

II.-CREDO NICENO-CONSTANTINOPOLITANO

CREO EN DIOS PADRE
Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible e invisible.

CREO EN JESUCRISTO
Creo en un Solo Señor Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho.
El cual por nosotros los hombres, bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de maría la Virgen, y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato,
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.

CREO EN EL ESPÍRITU SANTO
Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo
que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

CREO EN LA IGLESIA
Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.

CREO EN EL BAUTISMO
Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados.

CREO EN LA RESURRECCIÓN Y VIDA ETERNA
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.

Buenas amig@ de Youtube:
*Espero que les guste el video. Suscríbase al canal: https://goo.gl/j2Yvek
Gracias por entrar en mi canal de Youtube: Canal de Francisco Baena Calvo.
Me gustaría que te suscribieras a mi canal: http://goo.gl.j2Yvek

*Si te gustó el video dale a me gusta (like)
*Me encantaría que lo compartieras y dejaras tu opinión.