MOTIVO DE ESCÁNDALO

MOTIVO DE ESCÁNDALO

imagen 7 de la galeria 1

Jesús de Nazaret advierte sobre aquellos que son motivo de escándalo, especialmente cuando escandalizan a los pequeños y a los débiles: “En aquel tiempo se acercaron a Jesús los discípulos y le dijeron: “¿Quién es, pues, el mayor en el Reino de los Cielos” Él llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: “Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños no entraréis y os hacéis como lo niños no entraréis en el Reino de los Cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los Cielo. Y el que recibe a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe. Pero el que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos, y le hundan en lo profundo del mar. ¡Ay del mundo por los escándalos! Es forzoso, ciertamente, que vengan escándalo, pero ¡ay de aquel hombre por quien el escándalo viene!” (Mt 18,1-7)

LOS PROFETAS

Los profetas gritaban en las plazas que “no hay soledad ni túnel que Jesús no pueda atravesar contigo” (D. Ange).                                                        Los profetas susurraban que la esencia misma de la felicidad no está lejos del amor y que el secreto de una vida realizada no es otra cosa es llenarla de amor, haciendo nuestras las palabras de Tácito, historiador y orador latino: “Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor”
¡Si, los profetas gritaban al viento que solamente el amor hará posible que hagamos que “el mundo sea un poco más hermoso y mejor, por haber vivido tú en él” (Og Mandino)!