La esencia del Cristianismo

Romano Guardini en su libro “La esencia del Cristianismo” afirma brillantemente: “El Cristianismo no es, en último término, ni una doctrina de la verdad ni una interpretación de la vida. Es eso también, pero nada de ello constituye su esencia nuclear. Su esencia está constituida por Jesús de Nazaret, por su existencia, su obra y su destino concreto, es decir, por una personalidad histórica”. Desde Jesucristo comprendemos, a la luz de toda su vida, que “Dios necesita de los hombres no para ser Dios sino para ser un Dios de hombres y mujeres” (Edward Shillebeeckx), y que es imposible gestar un credo razonable al margen de la historia del hombre, de su temporalidad, de sus angustias y esperanzas, anhelos y frustraciones, sueños y fatigas, proyectos y derrotas.

IMÁGENES DE DIOS QUE DEFORMAN SU EXISTENCIA

IMÁGENTintoretto.La creación de los animalesES DE DIOS QUE DEFORMAN SU EXISTENCIA

1.-No pienses que Dios es un rival del hombre que disputa su gloria y aniquila su responsabilidad en este mundo.
2.-No creas que Dios es un enemigo para la andadura de la humanidad que es necesario eliminar para acabar con la miseria y la explotación en el devenir histórico de la humanidad.
3.-No creas que Dios es un “imposible del absurdo” y que la misma existencia es un absurdo, avocada a la nada y al vacío.
4.-No te convenzas que no necesitamos a Dios simplemente porque podemos solucionar algunos problemas sin referencia a Él y a la oración.
5.-No pienses que Dios queda lejos porque tu vida cotidiana está demasiada enmarcada en lo inmediato y en lo material.
6.-Piensa que el hombre es un “ser antológicamente religado” (Xavier Zubiri), que necesita de un “Tú Absoluto” para llenar esta exigencia radical del propio hombre.