II Domingo de Cuaresma. CICLO A

II Domingo de Cuaresma. CICLO A

Imagen47

 

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

         Hoy, segundo domingo de cuaresma, el mismo Dios nos dice por boca del profeta: “Buscad mi rostro”. Nuestra respuesta será la que el mismo profeta pone en nuestros labios: “Tu rostro buscaremos, Señor”. En nuestro camino cuaresmal hacia la Pascua, también nosotros necesitamos vivir la experiencia gozosa de los tres discípulos de Cristo en la cumbre del Tabor.   

 MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA (Gén 12,1-4)

                Los judíos, y después los cristianos, han reconocido el punto de partida de su historia bajo el signo de la fe, en la historia de Abrahám. Abandonando su seguridad, aceptando el riesgo de una migración inacabable, entendiendo su partida como una respuesta a la llamada de Dios, el patriarca se declaraba “extranjero y viajero sobre la tierra, a la busca de una ciudad fundada por Dios. Así prefiguraba la gran aventura del pueblo elegido.  Escuchemos la lectura del Antiguo Testamento.

 MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA (2 Tim 1,8b-10):

                En esta carta a Timoteo se invita al discípulo a continuar la obra del apóstol San Pablo. Sin duda tendrá que sufrir lo mismo que su maestro. Pero no debe desesperarse: Dios está aquí; Dios nos ha manifestado su gracia, la ha hecho visible a nuestros ojos en la persona de Jesús, en quien resplandece la plenitud de la vida. Escuchemos a San Pablo.

MONICIÓN AL EVANGELIO (Mt 7,1-9)):

                En el monte Tabor Jesús habla en la oración con su Padre. Sus ojos brillaban de alegría y eran el reflejo de su corazón. Toda su persona resplandeció de luz ante los discípulos, sus amigos, y éstos vieron de verdad quién era Jesús. 

                 La transfiguración de Jesús nos invita a pensar que también nosotros seremos un día transformados con él en la gloria.

PETICIONES:

1.-Que toda la Iglesia siga las huellas de Jesús, y lleguemos, a través de la cruz, a la gloria. SEÑOR, ESCUCHA Y TEN PIEDAD.

2.-Que el Papa, los Obispos, los sacerdotes y los diáconos sean servidores de sus hermanos  y les confirmen en la fe, la esperanza y el amor. SEÑOR, ESCUCHA Y TEN PIEDAD.

3.-Que los enfermos y atribulados encuentren siempre consuelo y esperanza en el evangelio y sean ayudados por los cristianos. SEÑOR, ESCUCHA Y TEN PIEDAD.

4.-Que nuestras familias vivan unidas, y en sus sufrimientos y dificultades encuentren la esperanza y el consuelo en la palabra de tu Hijo amada. SEÑOR, ESCUCHA Y TEN     PIEDAD.

5.-Que todos nosotros crezcamos en la fe, la esperanza y la caridad. SEÑOR, ESCUCHA Y TEN PIEDAD.

6.- Que el Señor nos conceda la lluvia que tanto necesitamosSEÑOR, ESCUCHA Y TEN PIEDAD.

7.-Que la solidaridad con el Tercer Mundo nos lleve a la generosidad. SEÑOR, ESCUCHA Y TEN PIEDAD.

OFRENDAS:

    Señor, con el pan y el vino queremos ofrecerte nuestra vida y decirte: a quienes somos cobardes, danos tu valentía; a quienes somos hipócritas, danos tu sinceridad de vida; a quienes somos comodones, danos tu látigo; a quienes somos egoístas y envidiosos, danos tu entrega; a quienes somos insensibles, danos tu vivencia sobre tu Padre. SEÑOR, HAZNOS OFRENDAS DE AMOR Y DE CONVERSIÓN.

PADRE NUESTRO:

   Con el Padre nuestro queremos Padre de Jesús, querido Padre Dios, ponernos en tus manos y decirte que hagas de cada uno de nosotros lo que quieras.

Queremos darte gracias por todo lo que somos. Queremos decirte que estamos dispuestos a cumplir tu voluntad y queremos pedirte que tu proyecto de salvación vaya adelante en toda la humanidad y en nosotros.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN:

    Sintamos la alegría inmensa de reconocer que hemos sido invitados a la Cena del Señor.Seamos el Tabor de Cristo en este día y resplandezca nuestra alma al recibirlo en nuestro corazón y nuestra mente.

 MEDITACIÓN

Transfigúrame, Señor, transfigúrame.

Quiero ser tu vidriera, tu alta vidriera azul, morada y amarilla.

Quiero ser mi figura, mi historia, pero de Ti en tu Gloria traspasado.

Transfigúrame, Señor, transfigúrame.

Más no a mi sólo, purifica también a todos los hijos de tu Padre                                                         

que te rezan conmigo o te rezaron,  o que acaso ni una madre tuvieron                                              

   que les enseñaran a rezar el Padre-Nuestro.

Transfigúrame, Señor, transfigúrame.

Si acaso no te conocen, o dudan de Ti, o blasfeman, límpiales el rostro como a Ti, la Verónica;        

descórreles las densas cataratas de sus ojos; que te vean, Señor, como yo te veo.

Transfigúrame, Señor, transfigúrame.

Que todos puedan en la misma nube que a Ti te envuelve, despojarse del Mal,                                   

  y revestirse de su figura vieja y en Ti transfigurada. Y a mí, con todos ellos, transfigúrame.

Transfigúrame, Señor, Transfigúrame.

 

Pautas de la Homilía.

INICIO.:

1.-La Cuaresma es una peregrinación hacia la Pascua que sitúa su punto de partida en la alianza que Dios ha hecho con el mundo.

*Cada Eucaristía es un don precioso para la Iglesia que necesita la presencia del Señor en medio de ella para mantenerse esperanzada en medio del mundo.

*Somos convocados para escuchar la Palabra de Dios y participar en la “fracción del pan”    

2.-Este Segundo Domingo de Cuaresma nos presenta la Transfiguración del Señor.   

DESARROLLO:

1.-Hemos leído en la primera lectura un trozo del libro del Génesis.

*El prototipo del creyente que escucha y cree en las promesas de Dios es Abrahán *Abrahán  escucha y acepta el plan de Dios.

*Cree, acepta y vive lo que Dios le propone.

2.-En la segunda lectura hemos leído un trozo de la carta de san Pablo a Timoteo:

*San Pablo le invita al discípulo a continuar los duros trabajos del Evangelio.

*Le recuerda que tendrá que sufrir lo mismo que su Maestro, pero no debe desesperarse: Dios ha manifestado su gracia y la hecho visible a nuestros ojos en la persona de Jesús, en quien resplandece la plenitud de la vida.

3.-Hemos leído en el evangelio un trozo del Evangelio de San Mateo donde se nos narra el acontecimiento de la Transfiguración:

*La transfiguración anticipa la gloria del Señor en el camino a Jerusalén: el camino para la glorificación de Jesús pasará por el sacrificio en la cruz.

*En el monte Tabor, Jesús aparece con Elías y Moisés conversando con Él. Jesús está en continuidad con ellos , pero los supera, llevando a plenitud al Ley los Profetas del Antiguo Testamento.

*Elías representa los profetas del Antiguo Testamento.

*Moisés representa la Ley del Antiguo Testamento.

*.-La actitud del creyente ante “El Hijo amado de Dios”, Jesucristo, es escucharlo.

*Superar la tentación del espiritualismo que se desentiende de la vida concreta y del mundo, el divorcio entre la fe y la vida…

FINAL:  

1.-Supliquemos con verdadero deseo que nuestra actitud de creyentes nos  lleve por sendas de conversión para escuchar a Jesucristo y dar testimonio de Él.

2.-Pidamos al Espíritu Santo que nos de la fortaleza para que nada pueda apartarnos del amor de Dios, manifestado de una manera especial en cada Eucaristía.

2.-Miremos a María  para que nos enseñe a mirar a Cristo y peregrinar en esta Cuaresma hacia la Pascua, donde contemplaremos el esplendor glorioso de Cristo, anticipado en el monte Tabor ante Pedro, Santiago y Juan.