MIÉRCOLES DE CENIZA. CICLO A

MIÉRCOLES DE CENIZA. CICLO A

 

caa1abd7

 

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

  Con el miércoles de ceniza comienza la cuaresma. Y es precisamente a través de un símbolo, la ceniza, como la liturgia nos presenta lo que es el hombre: DEBILIDAD, FINITUD, CENIZA.     

La llamada a la conversión será el mensaje fundamental de este tiempo de Cuaresma. Los criterios de esta conversión deben ser claros: hay que dar frutos dignos de penitencia, rasgando el corazón.

 

       MONICIÓN A LA PRIMERA LECTUR: (Jl 2, 12-18)

   El profeta Joel  hace una intensa llamada a la conversión. Los ritos penitenciales tienen sentido si traducen el sentir del espíritu, sentir de culpabilidad, que actúa un movimiento de retorno al Dios creador y salvador.

        El profeta llama a los habitantes del país a hacer penitencia y a arrepentirse. Solo así será posible esperar que Dios restablezca el orden del mundo. Es un símbolo del  movimiento de retorno al Dios creador y salvador, manifestado plenamente en Jesucristo.

 MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( 2 Cor 5, 20-6.2)

        Dios ha hecho conocer su perdón a los hombres en Jesús. Participando en nuestra naturaleza humana, Cristo se ha opuesto, en efecto, a la dinámica del pecado. El ha vuelto a crear la verdadera orientación. Al hombre corresponde dejarse atrapar en la corriente así creada y reconocer que el Dios del amor invita a todos los creyentes a vivir en el amor. El día de la salvación ha llegado: ¡ojalá lo sepamos reconocer!

  MONICIÓN AL EVANGELIO (Mt 6, 1-6):

        La revelación del Dios de la vida pide una respuesta sencilla y libre del hombre a través de la fe y por medio de la práctica sobre la que se asentaba el hecho religioso judío: la limosna, la oración y el ayuno. Pero nos advierte sobre la práctica hipócrita de la apariencia,  para alcanzar una espiritualidad de lo secreto, sabiendo que Dios ve desde lo alto y en lo profundo de la conciencia.

 

  BENDICIÓN E IMPOSICIÓN DE LA CENIZA:

   La CENIZA es desintegración. Lo más grande y lo más humilde. La CENIZA es humillación. Reconocer nuestro pecado.

La CENIZA es purificación.  Significado: Estamos manchados…ceniza. El poder de Dios nos limpia… agua.

PETICIONES:

  1. 1. Para que la Iglesia viva en su plenitud el misterio de Cristo y sea, a la vez, un sacramento eficaz de salvación.ROGUEMOS AL SEÑOR.

  2.   Para que los hombres creados a imagen tuya sintamos el horror de las injusticias de los hombres. ROGUEMOS AL SEÑOR.

  3.   Para que los que tienen hambre y sed de justicia encuentren en Cristo la Verdad y la Vida. ROGUEMOS AL SEÑOR.

  4.  Para que la conversión a Dios sea la actitud constante de los creyentes y busquemos su rostro con sinceridad de corazón. ROGUEMOS AL SEÑOR.

  5.   Para que la Cuaresma sea un tiempo de conversión, de gracia, de aumento en la oración, en la limosna y la entrega a los demás. ROGUEMOS AL SEÑOR. 

  6.  6. Para que los que estamos aquí celebrando esta Eucaristía que esta imposición de ceniza sea vehículo de nuestra fe y esperanza en Cristo que nos salva. ROGUEMOS AL SEÑOR.

OFRENDAS:

   Señor, con el pan y el vino queremos ofrecerte nuestra vida y decirte: a quienes somos cobardes, danos tu valentía; a quienes somos hipócritas, danos tu sinceridad de vida; a quienes somos comodones, danos tu látigo; a quienes somos egoístas y envidiosos, danos tu entrega; a quienes somos insensibles, danos tu vivencia sobre tu Padre. SEÑOR, HAZNOS OFRENDAS DE AMOR Y DE CONVERSIÓN.

PADRE NUESTRO:

  Con el Padre nuestro queremos Padre de Jesús, querido Padre Dios, ponernos en tus manos y decirte que hagas de cada uno de nosotros lo que quieras.

          Queremos darte gracias por todo lo que somos. Queremos decirte que estamos dispuestos a cumplir tu voluntad y queremos pedirte que tu proyecto de salvación vaya adelante en toda la humanidad y en nosotros.

          Queremos decirte, querido Padre Dios, que nos hagas imagen de tu Hijo Jesús y nos ayudes a ponernos en tus manos con entera confianza.

 MEDITACIÓN

1.-La vida es una oportunidad, aprovéchala.

2.- La vida es una belleza, admírala.

3.- La vida es un sueño, hazlo realidad.

4.- La vida es un reto, afróntalo.

5.- La vida es un deber, cúmplelo.

6.- La vida es un juego, juégalo.

7.- La vida es preciosa, cuídala.

8.- La vida es riqueza, consérvala.

9.- La vida es amor, gózala.

10.- La vida es un misterio, desvélalo.

11.- La vida es tristeza, supérala.

12.- La vida es himno, cántalo

 13.- La vida es combate, acéptalo.

14.- La vida es tragedia, domínala.

15.- La vida es una aventura, arrástrala.

16.- La vida es felicidad, merécela.

17.- La vida es vida, defiéndela.

 

Pautas de la Homilía.

INICIO.:

1.-Iniciamos la Cuaresma, que podríamos titularla como un camino hacia la Pascua: 40 días que nos llevarán a la muerte y resurrección de Jesucristo. 

2.-La Cuaresma es un tiempo de renovación con la mirada puesta en Jesucristo.                 

    *Esto implica contrastar nuestra vida, actitudes, palabras y actitudes con la de Jesús. (auténtico discernimiento de Espíritu).

DESARROLLO:

1.-Hoy recibiremos la ceniza en nuestras cabezas y escucharemos al mismo tiempo: Conviértete y cree en el Evangelio. ¡Si, necesitamos convertirnos y volver al encuentro de Cristo, abandonando la senda del pecado y del mal!

2.-Cuaresma es un tiempo idóneo para: 

*pedir perdón a Dios de nuestros pecados y abandonar caminos ciegos que nos llevan al egoísmo y al mal. El profeta Joel nos decía en la primera lectura  «Volved al Señor vuestro Dios, porque él es misericordioso y compasivo, lento a la ira y rico en clemencia».

*Redescubrir la misericordia infinita y el corazón amoroso de Dios. San Pablo nos decía en la lectura: «¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo».

*Revitalizar caminos de perdón y de compasión hacia los otros porque nos creemos el sentirnos amados y perdonados por Dios.

*Renovar nuestro interior, nuestro corazón, y no puramente realizar obras externas: como nos decía el profeta Joel, «Desgarrad vuestro corazón y no vuestros vestidos».

3.-Jesús nos propone caminos liberadores para superar nuestras cadenas y nuestro apego al egoísmo. En íntima relación con el evangelio, la Iglesia nos propone a los cristianos la limosna, la oración y el ayuno como tres grandes sendas de conversión y de purificación.

*En medio de un mundo de apariencias y de gran consumismo, que nos crea grandes necesidades innecesarias,  necesitamos escuchar del Nazareno: Haz limosna no para ser visto por los hombres, sino tu Padre celestial.

*En medio de un mundo con grandes ruidos y pobreza espiritual, sin piedad ni calor, necesitamos escuchar del Nazareno: Encuéntrate en la intimidad con tu Padre celestial en el silencio de tu corazón y en la intimidad de tu ser.

*En medio de una sociedad cada vez más satisfecha en su abundancia y vuelta de espalda a los pobres, necesitamos escuchar del Nazareno:  Experimenta la privación y coparte tu pan con el hambriento. 

*Son, en definitiva, caminos de purificación, renovación y conversión si lo vivimos desde la fe y desde Dios. No como prácticas puramente externas que nada nos transforma, sino como auténticos caminos de renovación espiritual.

FINAL:                                                         

 1.-Hagamos de esta Cuaresma un tiempo único de conversión a Cristo que quiere hablarnos al corazón.

2.-Miremos a María que ella nos enseñe a mirar a Cristo y a convertirnos al Evangelio.