VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO A

VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.  CICLO A

 

027

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

 

“Acudían a él de todas partes”, nos dirá el evangelio de hoy refiriéndose a Jesús. Nosotros, como aquella gente, también hemos venido, como cada domingo, a encontrarnos con este Jesús que se nos manifiesta como liberador del mal. Dejemos que Jesús penetre más en nuestra vida. Y pidámosle que nos conceda participar de aquella fuerza que a él le conducía a la lucha contra el mal.

 

ACTO PENITENCIAL.

 1.- Tú, que te has hecho nuestro hermano. SEÑOR, TEN PIEDAD.

 2.- Tú, que quieres que los niños vengan a tí. CRISTO, TEN PIEDAD.

 3.-Tú, que haces de nosotros una sola familia. SEÑOR, TEN PIEDAD.

 

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA : (Eclo 15,16-21)

        El autor bíblico reafirma con fuerza que el hombre está llamado a escoger entre dos caminos. Es responsable de la orientación de su vida. Su decisión es fuente de muerte o de vida.

 

 MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( 1 Cor 2,6-10):

        San Pablo anuncio una sabiduría muy distinta ala sabiduría del hombre. Es la sabiduría del designio secreto de Dios. La cruz es fuente de sabiduría que viene de Dios.

 

  MONICIÓN AL EVANGELIO (Mc 5,17-37):

        Al renovar las interpretaciones concretas de la Ley dada en el Sinaí, Jesús se presenta superior a Moisés y reclama la necesidad de la renovación del comportamiento humano en la perspectiva del Reino de Dios.

 

PETICIONES:

   1.- Para que la Iglesia de Jesús sea señal de amor y de misericordia entre los hombres.   ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Para que la justicia y la paz reinen en las sociedades, y el amor una a todos los hombres. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 3.- Para que el odio, el terrorismo y la guerra desaparezcan de la tierra. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Para que no desaparezca la  pobreza  y haya trabajo para todos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Para que broten vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa en la Iglesia.  ROGUEMOS AL SEÑOR.

6.- Para que crezcamos en la fe, en la esperanza y en la caridad. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

OFRENDAS:

Con las ofrendas queremos ofrecerte, Señor, nuestra parroquia, sabiendo que una comunidad dice mucho cuando es de Jesús, cuando anuncia a Jesús, cuando se reúne en torno a Jesús.

 

PADRE NUESTRO:

El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz intensa. Habitaban tierras de sombras y una luz les brilló. Decía una voz:  “Aquí está vuestro Dios”, el Dios de la paz, el Dios de la alianza, el Dios de Jesucristo”. Con el PADRE NUESTRO queremos decirte algo más que unas bonitas palabras.

 

MEDITACIÓN

 

1.-Yo soy Aquel que sabe consolarte y detiene tus lágrimas. El amor es remedio para todos los males.

2.-para vencer las dificultades de la vida, llámame, te ayudaré a sobreponerte a las adversidades del mundo.

3.-Yo soy el refugio donde encontrarás tranquilidad para tu espíritu

Yo soy la paciencia que te ayudará en las dificultades y situaciones difíciles.

4.-Cuando tengas el alma golpeada por los obstáculos del camino…grítame: yo soy el bálsamo que aliviaré tus padecimientos.

5.-Cuando la tristeza y la melancolía no te dejen vivir en paz…Yo soy la alegría que te hará  conocer los encantos de tu mundo interior.

6.- Cuando estés desesperado, apela a mí que soy la esperanza…Cuando te remuerda la conciencia, llámame que soy el perdón.

7.-Cuida tu fe, trata de aumentarla

8.-Sé feliz ahora y en toda la eternidad.