IV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO A

IV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.  CICLO A

 

Imagen68

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

      Jesús proclama dichosos y felices a todos aquello que viven el espíritu cristiano, que es el espíritu de las bienaventuranzas. A esta dicha nos invita la celebración de la eucaristía, que estamos a punto de empezar. Preparemos nuestros corazones para que el Espíritu de Jesús graba las bienaventuranzas en ellos.

 

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA : (Sof 2,3;3,12-13)    

                Para el mundo los que cuentan son los poderosos, los ricos, los sabios. Para el Señor, los que cuentan con los humildes, los pobres, los sencillos. Escuchemos atentamente al profeta Sofonías.

  MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( 1 Cor 1,26-31)

                   Los corintios a los que pablo se dirige son, en su mayoría, gentes muy sencillas, incluso esclavos.Después de amonestarlos, San Pablo les recuerdan su misión: transmitir los valores del Evangelio. Escuchemos a San Pablo.

MONICIÓN AL EVANGELIO (Mt 5, 1-12a):

                Las Bienaventuranzas constituyen el corazón del mensaje de Cristo, el corazón del evangelio y el corazón de la vida cristiana.  Las Bienaventuranzas son como las siete puertas por las que se pueden entrar en el Reino de Dios. Escuchamos con devoción la proclamación del Evangelio según San Mateo.

 

PETICIONES:

1) Por la Iglesia, para que sea una señal del amor de Cristo a todos. ROGUEMOS AL  SEÑOR.

2) Por los que gobiernan las naciones; para que trabajen por la paz, fruto de la justicia. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3) Por el papa, para que anuncie el amor y la solidaridad a todos los pueblos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4) Por los pobres, los enfermos, los que tienen hambre, los perseguidos, para que puedan experimentar la recompensa de Dios. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5) Para que surjan en la Iglesia vocaciones sacerdotales y religiosas en la Iglesia. ROGUEMOS AL SEÑOR.

6) Por nosotros, para que amemos a Dios con todo nuestro corazón y al prójimo como a nosotros mismos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

7) Por los que estamos aquí, para que el Señor nos conceda aquello que más necesitamos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

OFRENDAS:

 Señor, con el pan y el vino queremos ofrecerte nuestra vida y decirte: a quienes somos cobardes, danos tu valentía; a quienes somos hipócritas, danos tu sinceridad de vida; a quienes somos comodones, danos tu látigo; a quienes somos egoístas y envidiosos, danos tu entrega; a quienes somos insensibles, danos tu vivencia sobre tu Padre. SEÑOR, HAZNOS OFRENDAS DE AMOR Y DE CONVERSIÓN.

 

PADRE NUESTRO:

                Ante Ti, Señor, queremos estar para hacer contigo, para darte gracias y pedirte tu reino, tu pan y tu perdón. Que Jesús nos preste sus sentimientos y sus palabras para rezar al Padre, un padre cercano y amante de la justicia y de la paz.

 

MONICIÓN A LA COMUNIÓN.

Vosotros los que estáis vivos y amáis a vuestros hermanos, venid a mi mesa. Vosotros los que trabajáis por la paz, venid a mi mesa. Vosotros los que dedicáis la vida a servid a los necesitados, venid a mi mesa.

 

        MEDITACIÓN

1.-El día más bello…Hoy.

2.-El mejor destino…el Trabajo.

3.-Los mejores maestros…los hijos.

4.-El defecto más grande…el egoísmo.

5.-Lo más maravilloso…el amor.

6.-El sentimiento más vil…la envidia.

7.-La peor bancarrota…el desaliento.

8.-El regalo más hermoso…el perdón.

9.-El mejor predicador…el ejemplo.

10.-El mejor maestro…el dolor.

11.-El mejor libro…el mundo.

12.-El mejor gobierno…el dominio de si mismo.

13.-La mejor filosofía…estar en paz con la conciencia.

14.-La mejor ocupación…difundir la felicidad.

15.-El milagro más grande…Tú.

 

Pautas de la Homilía.

INICIO.:

1.-La Eucaristía es el culmen de la vida cristiana y el Sacramento que revitaliza a la Comunidad que se reúne en el nombre de Dios.

*Para celebrar con autenticidad la Eucaristía es necesario tomar conciencia de nuestra condición de discípulos de Jesucristo, muero y resucitado.

*Para celebrar necesitamos tres cualidades básicas en la celebración de la fe: consciente, activa y piadosa.

2.-Es urgente hacer un proceso de dinamizar toda nuestra vida entera.

 

DESARROLLO:

1.-Hemos leído en la primera lectura un trozo del profeta Sofonías:

*Hacia el año 640 a. C., el reino de Judá camina hacia su destrucción.

*Para el profeta, la amenaza asiria es una premonición de una amenaza mucho más temible: la del “Día del Señor” que verá explotar la cólera divina contra un pueblo rebelde y orgullos.

*A pesar de esta denuncia del profeta, subraya su esperanza en el futuro: los pobres de la tierra, los que respetan la justicia, escaparán del desastre y formarán el “pequeño resto” que Dios congregará en su montaña, demostrando así que ellos son los han optado por los verdaderos valores.

 

2.-En la segunda lectura hemos leído un trozo de la carta que san Pablo escribió a los cristianos de Corinto:

*La mayoría de la comunidad son gente sencilla a los que advierte para que no caigan en los vicios propios de los poderosos.

*Después de amonestarlos, San Pablo les recuerda su misión: a través de ellos Dios tiene que dar a conocer los verdaderos valores.

*Ellos, despreciados, están llamados a manifestar la sabiduría divina a los que se dicen y se sienten importantes.

 

3.-Hemos leído en el evangelio las Bienaventuranzas del Sermón de la Montaña del evangelio de San Mateo:

*Las Bienaventuranzas deben de leerse en clave del Reino de Dios. Es más, las Bienaventuranzas no son sólo un mensaje sino el mismo Jesús y su gracia en claves de pobreza, dulzura, pureza, misericordia, paciencia en la persecución y consuelo en la dificultad.

*Todas las bienaventuranzas están en futuro menos la primera (Dichosos los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los Cielos), y desde ella desde de interpretarse todas las demás: El futuro comienza ya….Las promesas del futuro ya se están realizando.

*Las Bienaventuranzas adquieren toda su dimensión como culminación de la corriente profética del Exilio y en el contexto de los anuncios escatológicos de los profetas menores, especialmente del profeta Sofonías, que hemos leído en la primera lectura.

*Jesús anuncia la buena noticia a las “multitudes” que pueden interpretarse como el “pequeño resto de Israel”, los “humildes” que buscan la justicia y la humildad. Ellos, como nosotros, reciben las promesas del Reino, esperado en la esperanza.

 

FINAL:

1.-Supliquemos ayuda al Espíritu Santo para que vivamos las Bienaventuranzas y la unión íntima con Cristo, la Gran Bienaventuranza y Gran dicha.

2.-Miremos a la Virgen María, modelo de creyente y Madre de la Iglesia, que nos enseñe cómo confiar y decir si al proyecto de Dios en nosotros, sintiéndonos el “pequeño resto de Israel” .

3.- *Confiemos plenamente en el Señor para que nos ayude vivir la humildad, el único camino para entender el Misterio de Dios.