III DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO A.

III DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.  CICLO A.

 

A02jesusyelmay

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

               Domingo tras domingo, Jesús nos invita a su casa, que es la nuestra. Nos invita porque quiere hablarnos. Y su palabra es importante para nosotros.

        Hoy, también, tenemos presente en nuestra celebración la invitación a orar por la unidad de las Iglesias cristianas. Todas las Iglesias cristianas oramos en estos días para que lleguemos a unirnos bajo la guía del único pastor, que es Jesucristo.

        Hoy la Iglesia también celebra la JORNADA MISIONERA DE LOS NIÑOS, LA INFANCIA MISIONERA.

              La Eucaristía es un buen momento para centrar nuestra atención en ellos. Ser misioneros aquí y ahora es seguir los pasos de Jesús.

                 ACTO PENITENCIAL

  1.  Por las veces que cerramos los ojos cuando no   queremos ver a nuestros hermanos más pobres. SEÑOR TEN PIEDAD.

  2. porque nos asustan las miradas de los niños que piden compasión. CRISTO TEN PIEDAD.

  3. Por nuestro gasto excesivo en cosas que no necesitamos. SEÑOR TEN PIEDAD.

   MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA: (Is 8,23 b-9,3)

        Galilea era considerada como tierra medio pagana, pero allí había dicho el profeta que comenzaría a despuntar la luz del Mesías.

 MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA: (1 Cor 1,10 13.17)

        A San Pablo le dolían las divisiones entre los creyentes de Corinto, porque eso podía echar a perder muchas cosas. Escuchad atentamente esta lectura.

 MONICIÓN AL EVANGELIO: (Mt 4,12-23):

        Mateo, de acuerdo con el profeta sitúa el comienzo del ministerio de Cristo en el país del norte de Israel, donde llama el Señor a sus primeros discípulos.

  PETICIONES:

  1. Pidamos por  los niños y niñas de Oceanía: Para que busquen y amen a Jesús. ROGUEMOS AL SEÑOR.

  2. Pidamos por  la  infancia de Europa a la que pertenecemos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

  3. Pidamos por   los niños y niñas africanos  que sufren. ROGUEMOS AL SEÑOR.

  4. Pidamos por los niños y niñas americanos que padecen el hambre y la guerra. ROGUEMOS AL SEÑOR.                                                                                   

  1. Pidamos por los niños y niñas de Asia. ROGUEMOS AL SEÑOR.

  2.  Pidamos a Dios para  que todos los niños y niñas del mundo sean felices. ROGUEMOS AL SEÑOR.

  3. Pidamos por la unión de las Iglesias en torno a una misma fe, a una misma Eucaristía, a un mismo Bautismo y a un mismo cayado de Pedro. ROGUEMOS AL SEÑOR.

OFRENDAS:

 Señor, con el pan y el vino te presentamos nuestra vida. Haz de nosotros un instrumento de tu paz. Donde hay odio, que yo ponga amor. Donde haya ofensas, que yo ponga perdón. Donde haya discordia, que yo ponga verdad.   Donde haya duda, que yo ponga fe. Donde haya desesperanza, que yo ponga esperanza.   Donde haya tinieblas, que yo ponga luz. Donde haya tristeza, que yo ponga alegría”.

   PADRE NUESTRO:

  He llamado a tu puerta, Señor, y queremos decirte PADRE NUESTRO.  QUEREMOS DECIRTE CON JESÚS LA ORACIÓN QUE NOS ENSEÑÓ.

 

 MEDITACIÓN

1.-Sólo Dios da la vida, pero tú has de transmitirla y respetarla.

2.- Sólo Dios puede dar la fe, pero tú puedes dar tu testimonio.

3.-Sólo Dios puede dar la esperanza, pero tú puedes devolverla a los demás.

4.-Sólo Dios puede el amor, pero tú puedes amar a tus hermanos.

5.- Sólo Dios puede dar la paz, pero tú puedes sembrarla alrededor.

6.-Sólo Dios puede dar la fuerza, pero tú puedes animar también.

7.-Sólo Dios es el camino, pero tú puedes enseñárselo a otros.

8.-Sólo Dios es la luz, pero tú puedes hacer que brille para todos.

9.-Sólo Dios puede hacer lo imposible, pero tú puedes hacer lo posible.

10.-Sólo Dios se basta a sí mismo, pero prefiere contar contigo.

 

Pautas de la Homilía.

INICIO.:

*Cada Eucaristía es un don precioso para la Iglesia que necesita la presencia del Señor en medio de ella para mantenerse fuerte y confiada en medio del mundo.

*Somos convocados para escuchar su Palabra y participar en la “fracción del pan”

*En este III domingo del Tiempo Ordinario celebramos  la Infancia Misionera.

DESARROLLO:

1.-Hemos leído en la primera lectura un trozo del profeta Isaías:

*En  el año 721, los habitantes del reino de Israel (al que pertenecían las tribus de Zabulón y de Netfalí) fueron deportados al Golfo Pérsico (el “país del Mar”) por los asirios.

*En Jerusalén, el profeta Isaías  les anuncia que un día serán liberados y la esclavitud cesará.

*El país, hoy desolado y asolado, revivirá porque Dios intervendrá haciendo que la luz ilumine a los suyos y todos los pueblos se alegrarán.

*El propio Jesús en el evangelio reafirmará el cumplimiento de esta profecía en su persona que comienza su predicación y anuncio del Reino de Dios en la misma Galilea, antes despreciada, deportada y exiliada.

2.-En la segunda lectura hemos leído un trozo de la carta de San Pablo a los cristianos de Corinto:

*Los cristianos de Corinto viven realmente su conversión a Cristo pero con frecuencia viven luchas y enfrentamientos internos.

*Ante la situación conflictiva de los miembros de la comunidad, San Pablo recuerda que sólo hay un Cristo que nos libera de nuestro vivir humano y que en él fuimos bautizados.

3.-Hemos proclamado un trozo del evangelio de San Mateo:

*Con la prisión de Juan, el Bautista, concluye el tiempo de la preparación del Reino.

*Jesús entra públicamente en escena en la tierra de Galilea, sujeta a la jurisdicción de Herodes Antipas y tierra de gentiles.

*En esa tierra de mezcla de razas y despreciada por los judíos del Sur donde será anunciada la Buena Noticia de Mesías.

*Jesús nos llama continuamente a seguirle y a estar con Él como hizo con los primeros discípulos: Pedro y su hermano Andrés; Santiago y Juan, hijos del Zebedeo.

*También resuena en nuestra asamblea la misma voz que resonó en aquellos discípulos: “Venid conmigo y os haré pescadores de hombres”.

FINAL:                                                         

1.-Supliquemos ayuda al Espíritu Santo para que nos enseñe a descubrir la presencia de Cristo en medio de nosotros, que nos invita a transformar nuestro entorno y nuestro mundo en “Espacios ecológicos de amor”.     

  2.-Miremos a la Virgen María, la mujer caritativa, que nos enseña a crecer en caridad y en amor hacia el prójimo, superando toda clase de división entre los cristianos.                      

3.-Que siempre seamos capaces de trabajar por la unidad de los cristianos y de las Iglesias cristianas.

4.-Que el Señor nos de fuerzas para ayudar a los niños y niñas cristianos a ser “mensajeros de Jesús y su Buena Noticia”.