SOLEMNIDAD DE LA MADRE DE DIOS. CICLO A. 1 Enero

SOLEMNIDAD DE LA MADRE DE DIOS. CICLO A. 1 Enero

antig

 

 

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

Hoy despedimos un año civil y acogemos un nuevo año, al tiempo que conmemoramos el nacimiento de Jesús. La Iglesia nos invita hoy a fijar nuestra mirada en la figura entrañable de la virgen María, madre de Jesucristo, nuestro Dios y Señor. Ella, que acompaña a la Iglesia en su peregrinación, nos acompaña en este día a todos nosotros, los que creemos en Jesucristo. Con la Virgen María, nuestra madre, vamos a vivir la Eucaristía. Y a ella vamos a encomendar la causa de la paz en la Jornada Mundial de la Paz.

 

ACTO PENITENCIAL:

1.- Rey de la paz y Santo de Dios. Señor, ten piedad.

2.-Luz que brillas en las tinieblas. Cristo, ten piedad.

3.-Imagen del hombre nuevo. Señor, ten piedad.

 

MONICIÓN AL GLORIA:

Alabemos a Dios, por Jesucristo, el Señor de la paz y del año nuevo, que comenzamos….

 

Monición a la primera lectura (Nm 6,22-27):

                La fórmula de bendición sacerdotal señala una función del sacerdocio: bendecir, poner el nombre de Dios en la asamblea (Dt 10,8; 21,5). Como mediador, invoca, intercede. Dios es la fuente de toda bendición, y ésta abarca todo bien material o espiritual, siempre signo del favor de Dios, de su protección, gracia y paz.

Monición a la segunda lectura (Gal 4,4-7)):

                San Pablo nos dice algo extraordinario, que no debemos olvidar: Dios nos ha enviado a su Hijo, nacido de una mujer, María. Escuchemos atentamente sintiéndonos hijos de Dios en el Hijo Jesucristo.

Monición al evangelio (Lc 2,16-21)

            El nombre de Jesús quiere decir «liberador». Con ello se aludía a Moisés que fue el liberador del pueblo de Israel contra la opresión faraónica. María nos dio a Jesús y nos lo sigue dando. A Jesús siempre lo encontramos con su madre, como les ocurrió a los pastores de la nochebuena.

 

PETICIONES:

Sacerdote: A ti Jesús, que viniste a traer la paz a la tierra, que eres nuestra Paz, te pedimos: Bendícenos con tu paz.

1.-Paz para los pueblos que están en guerra. Oremos.

2.-Paz para las Iglesias que siguen divididas. Oremos.

3.-Paz para las familias que sufren divisiones y violencias. Oremos.

4.-Paz para los que viven violentos y resentidos. Oremos.

5.-Paz para los encarcelados. Oremos.

6.-Paz para los pobres, esclavizados y oprimidos. Oremos.

7.-Paz para los niños de la calle. Oremos.

8.-Paz para los inmigrantes y los que están en paro. Oremos.

9.-Paz para nosotros, que seamos sus testigos. Oremos.

10.-Paz para los hombres que Dios ama. Oremos.

 

OFRENDAS:

1.-PAN: Señor, éste es el pan que nos sirva de alimento. Tómalo tú y transfórmalo en pan del  cielo.

2.-VINO: Señor, este vino significa la alegría de vivir en amistad. Tómalo y transfórmalo en el vino de tu eucaristía.

 

PADRE NUESTRO:

                Vamos ahora todos juntos a rezar al Padre. Él es el Padre de todos los hombres y mujeres, que ha enviado a su Hijo al mundo para salvarnos a todos.

 

        MEDITACIÓN

1.-Cuando llegues a tu lugar de trabajo… ora y pide iluminación de Dios.

2.-Saluda a tus compañeros…. ¡eso se llama amistad!

3.-Brinda a cada uno lo mejor de ti mismo… ¡eso se llama sinceridad!

4.-Elabora tu agenda y programa tu día….¡eso se llama reflexión!

5.-Ahora con todo planeado… comienza a trabajar…¡eso se llama acción!

6.-Acredita que todo saldrá bien… ¡eso se llama fe!

7.-Realiza todo con alegría….¡eso se llama entusiasmo!

8.-Entrega lo mejor de ti… ¡eso se llama perfección!

9.-Ayuda a las personas que poseen más dificultades que tú… ¡eso se llama caridad!

10.-Comprende que no todos se encuentran en la misma sintonía…¡eso se llama tolerancia!

11.-Recibe las bendiciones con gratitud…¡eso se llama humildad!

12.-Dios está contigo… ¡eso se llama amor!

¡Que cada día de trabajo incremente tu entusiasmo de vivir y no solamente tu edad!

 

  

Pautas de la Homilía.

INICIO.  

1.- Hoy celebramos la maternidad divina de María, el comienzo del año civil y la Jornada Mundial de la Paz.

DESARROLLO:     

  1. Desde hace muchos siglos la Iglesia honra a María con el mejor título: Madre de Dios.

*En medio del Misterio de la Navidad, María es el “paradigma” de la humanidad que se abre al amor de Dios. Ella es modelo del discípulo que “escucha” la Palabra y la pone en práctica.          

*María conservaba todas las cosas, meditándolas en su corazón (significa lo más íntimo de la persona)  

 *Escuchó la Palabra y la cumplió.      

 *la verdadera devoción a María como Madre de Dios  para los cristianos se podría resumir:                                 

  1. a) conocerla cada vez mejor.
  2. b) Imitarla cada vez con más fidelidad. 
  3. c) Amarla de dejarnos amar por ella y más intensidad.                                                      
  4. d) Venerarla desde el corazón.

2.-Este es un día para dar gracias a Dios: gracias por todo lo que hemos vivido en este año que terminamos y por el año que civil que iniciamos:

*Este es un día de buenos deseos y propósitos.

*Hacemos nuestros los deseos de la bendición de la primera lectura: “Que el Señor te bendiga y te proteja, ilumine tu rostro y te conceda su favor; el Señor se fije en ti y te conceda la paz”.

3.-Jesús nació bajo la Ley, para rescatar a los están bajo la Ley y convertirlos en hijos de adopción, nos señala San Pablo en la carta a los Gálatas.

*Una gran noticia resuena en medio de nosotros: Todos hemos sido rescatados por Jesús; El es nuestro hermano, y desde Él podemos invocar a Dios como Padre.

4-El evangelio de San Lucas nos remite a las raíces judías de Jesús y su entronque con las promesas de los profetas del Antiguo Testamento.

5.-El mensaje de la Jornada Mundial de la Paz de este año es sugerente: “En la verdad, la paz”.

*vivir en la verdad es hacer una opción decidida por la paz.

*La propuesta de la Iglesia: la justicia es el único camino de la paz; y el respeto por la vida y la dignidad de cada persona humana.

 FINAL: 

    1.-Que escuchemos y cumplamos la Palabra de Dios como hizo Santa María, Madre de Dios, sabiendo que la verdadera devoción a ella pasa por imitarla con fidelidad.            

2.- Que este año que comienza sea un paso de Dios por nuestra vida para crecer en fe, esperanza y caridad, dejando atrás todas las imperfecciones y pecados.                             

3.-Que seamos portadores e instrumentos de paz, recordando siempre que en la verdad está la paz, y que la justicia es el único camino válido para conseguirla.