SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA. Ciclo A

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

 

santaana15

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

   En la lejanía de los tiempos, en medio del camino a menudo oscuro y dolorido de la humanidad, se oyó un anuncio: “De la estirpe de la mujer nacerá un hijo, y ese hijo será luz y vida para todo hombre”. La mujer aquella, la llena de gracia, es el primer signo de la llegada de esta luz y esta vida: el primer signo del amor de Dios que se derrama con toda su potencia salvadora. Ella también experimentó la emigración en su vida. Ella es Reina desde el servicio a los demás y al proyecto de Dios, ya que es Madre del Hijo de Dios y Rey mesiánico, ya que es colaboradora del Redentor y perfecta discípula de Cristo.

                Vivid esta Eucaristía con espíritu de fe para que, unidos a María, nos ayude a ser cada día más y mejores cristianos.

 

ACTO PENITENCIAL:

1.-Tú, el hijo de María, el Hijo de Dios. Señor, ten piedad.

2.-Tú que vienes a compartir nuestra misma vida. Cristo, ten piedad.

3.-Tú que colmas de bienes a los pobres y te acuerdas de tu misericordia para siempre. Señor, ten piedad.

 

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA (Gén 3,9-15):

                La fe de Israel tiene la convicción de que la condición humana es una consecuencia de una primitiva transgresión de la humanidad contra Dios.

                Desde su fe en el Dios salvador del Éxodo, Israel afirma que no es éste el plan de Dios sobre la humanidad y que la humanidad tiene la promesa de la victoria final sobre el mal que ella misma ha provocado.

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA (Ef 1,3-6.11-12):

                Se nos propone este himno  que contiene una gran riqueza teológica: es un resumen de todo lo que el Padre ha hecho por nosotros por medio de  Cristo y que se realiza en el Espíritu Santo, que se concreta en la nueva situación en que vive el cristiano por la transformación que obra en él la fe en Cristo: ser predestinado y elegido por Dios a ser su hijo.

MONICIÓN AL EVANGELIO (Lc 1,26-38):

                En un pueblo insignificante de Galilea, en el territorio en el que el Judaísmo se diluye entre gentes de diversa procedencia. Allí María recibe misteriosamente la llamada divina. Será la Madre del Mesías tan esperado, Jesús (nombre idéntico a Josué, “salvador”, el que antaño introdujo al pueblo en la tierra prometida) no será fruto de un deseo humano, sino puro don de Dios. La Virgen, con su perfecta disponibilidad es la encarnación de la humanidad dispuesta por fin a responder al amor previo de su Señor.

 

PETICIONES: (VEN, SEÑOR JESÚS).

  1. Por los que siguen a Jesucristo en servicio a los demás y en pobreza. Que el Señor los bendiga y los acompañe en su entrega. OREMOS AL SEÑOR.
  2. Por los seglares cristianos que se esfuerzan por ser fieles al Evangelio en la vida de cada día. OREMOS AL SEÑOR.
  3. Por los hombres, mujeres, ancianos, personas que viven la guerra y el hambre. Que el Señor toque el corazón de los responsables de tanto dolor, y a nosotros nos mueva a la solidaridad. OREMOS AL SEÑOR.
  4. Para que el Señor bendiga a todos los que están lejos de sus lugares de nacimiento y siempre sientan la acogida y la solidaridad. OREMOS AL SEÑOR.
  5. Para que el Señor nos haga crecer la fe, en la esperanza y en la caridad. OREMOS AL SEÑOR.
  6. Por todos los habitantes de nuestro pueblo que están lejos para que nunca olviden sus raíces y sientan un amor profundo a la Virgen allí donde estén. OREMOS AL SEÑOR.
  7. Por nosotros, para que, como María, sepamos ser portadores de Jesús a todos los que están a nuestro alrededor. OREMOS AL SEÑOR.

OFRENDAS:

   Ofertorio es ofrenda. No es lo mismo dar que darse. Jesús se dio, y los efectos saludables de este darse los disfrutamos nosotros. La Virgen María Inmaculada fue ofrenda agradable a Dios porque se ha vaciado de sí misma, escucha la palabra y la guarda, dice sí, visita a su prima Isabel y la sirve, canta su pequeñez y su gracia, profetiza un mundo nuevo, hace opción por los pobres, intercede y protege a sus hijos. ¿CUAL ES TUDONACIÓN DE HOY?.

 

 

   MEDITACIÓN

 1.-letra I: Icono de Dios ideal para nosotros.

2.-letra N: Novedad. Nueva Eva.

3.-letra M: Madre de Misericordia.

4.-letra A: Alegría.

5.-letra C: Creyente.

6.-letra U: Ungida del Espíritu.

7.-letra L: Libre.

8.-letra A: Agradecida.

9.-letra D: Don y gracia de Dios para  los demás.

10.-letra A: Amor.

 

Pautas de la Homilía.

 

INICIO.  

1.-La Eucaristía es el cúlmen de la vida cristiana y el Sacramento que revitaliza a la Comunidad que se reúne en el nombre de Dios.

*Para celebrar con autenticidad la Eucaristía es necesario tomar conciencia de nuestra condición de discípulos de Jesucristo, muero y resucitado.

2.-En el Adviento la Iglesia venera de una forma especial a María, la mujer  sin pecado, la  Inmaculada

DESARROLLO:  

1.-El adviento, fundamentalmente, es el tiempo de la Virgen María. En ella se realizan las tres venidas de Jesucristo: la histórica, la actual y la futura.

¡Si, la Inmaculada Concepción de María es el anticipo y la prenda, el lejano principio y el sentido final de nuestra redención!

2.-El relato del Génesis, que hemos escuchado, narra las consecuencias devastadores del misterio del pecado en la realidad del ser humano…

El relato de la tentación resalta la seducción del mal y la vinculación entre los seres que se arrastran unos a otros…Es el rechazo de la condición de criatura y la pretensión de arrinconar a Dios.

3.-El pecado es el rechazo con que el hombre responde al amor de Dios: es una amistad rota, una alianza traicionada… En definitiva, es la pretensión del hombre de hacer su propio camino de espaldas a Dios.

A pesar del pecado, Dios ha decidido intervenir en nuestra historia para convertirla en “historia de salvación”: Dios anuncia su intervención para que el poder del pecado y del mal no tengan la última palabra.

En este plan, María ocupa un lugar especial: la que va a ser la Madre del Salvador es liberada de todo pecado desde el instante mismo de su Concepción…. ¡Ella es el contrapunto perfecto de Eva!

4.-La historia de María es la experiencia de una seducción:

*se deja seducir por Dios, allí donde Eva se dejó seducir por el tentador.

*se enamora de Dios como una criatura en confianza, allí donde Eva se deja engañar por sus pasiones interiores.

*María bendice al Señor en su corazón y dice un Si incondicional al proyecto de Dios, allí donde Eva siente miedo y vergüenza, desconfianza y proyecta acusaciones.

5.-La Celebración de la Inmaculada Concepción de María debe llevarnos a la imitación y al compromiso. Ella nos manifiesta que es posible llegar a la meta que ha llegado ella y que podemos ser “santos e inmaculados”

FINAL:

1.- Vivamos con generosidad esta Eucaristía, el don de Cristo a su Iglesia. 2.-Confiemos plenamente en el triunfo de nuestro pecado:

* María es icono de la Iglesia y de la Humanidad. Lo que Dios ha hecho en ella quiere hacerlo en cada uno de nosotros. Todos estamos llamados a ser como María. Si María es inmaculada, entonces ella nos afirma que también todo pecado será vencido.

3.-No olvidemos nunca que la Inmaculada Concepción de María nos invita a contemplar el rostro de Cristo, porque “la contemplación de Cristo tiene en María su modelo insuperable. El rostro del Hijo le pertenece de un modo singular” (Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, 10).