IV DOMINGO DE ADVIENTO. CICLO A

IV DOMINGO DE ADVIENTO. CICLO A 

 

corregio.coronacionvirgen

 

 

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

                Bienvenidos todos a la eucaristía en este último domingo de adviento, cercana ya la navidad, fiesta en la que los cristianos celebramos el nacimiento de Jesucristo.

                Jesús viene para todos y para llevarnos al corazón del Padre. Hoy con fuerza nuestra gran protagonista es María, la madre de Jesús, la bienaventurada del Padre. Ella es la que espera y la que nos acerca al gran misterio de la esperanza cristiana.

 

ACTO PENITENCIAL:

1.- Tú, el deseado de las naciones. Señor, ten piedad.

2.-Tú, el anunciado de los profetas. Cristo, ten piedad.

3.-Tú, el fruto bendito del vientre de la Virgen María. Señor, ten piedad.

 

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA (Is 7, 10-14):

                Escuchamos la importante profecía del Emmanuel, nombre que resume una alianza, Dios con nosotros, y que apunta a Jesucristo como plenitud. Aparece un rey que se mueve en la política, con una fe muy pequeña; un profeta, con una fe muy grande; y una voluntad salvadora de Dios aún mayor.

  MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA (Rom 1,1-7) 

       Un saludo solemne y denso de san Pablo nos presenta la esencia misma de su predicación: el Hijo de Dios se ha hecho hijo del hombre, de la estirpe de David. Y que fue ungido por el Espíritu con un poder salvador. Un poder que se prolonga más allá de la muerte, porque venció a la muerte.

MONICIÓN AL EVANGELIO (Mt 1, 18-24):  

      Se nos anuncia el relato de la encarnación según San Mateo. Viene a ser el último capítulo del libro del Emmanuel: “La virgen concebirá y dará a luz un hijo” que será el Emmanuel. No será un sueño. Fue verdad. Al final la victoria fue de la fe y del amor.

 

PETICIONES: Respondemos (Ven, Señor Jesús) 

1.- Que todos los pueblos descubran los signos de tu presencia y puedan celebrar la navidad. Oremos.

2.-Que la Iglesia seamos signos de tu presencia en medio del mundo. Oremos.

3.-Que los pequeños, los pobres y los que sufren reciban en su corazón al Enmanuel. Oremos.

4.-Que los que en estos días encuentran dificultades especiales reciban la ayuda y el consuelo que necesitan. Oremos.

5.-Que los que celebramos estos misterios los vivamos santamente y que no escandalicemos a nadie. Oremos.

6.-Que la espera de la Navidad, ya tan cercana, inspire a los responsables de las naciones sentimientos de paz, de justicia y de solidaridad. Oremos.

7.-Que las familias se conviertan en un belén viviente. Oremos.

8.-Que todos los que comulgamos a Cristo vivamos el misterio de la Navidad y nos convirtamos en signo de esperanza en nuestros ambientes. Oremos.

 

        MONICIÓN A LAS OFRENDAS: 

Ofertorio es ofrenda.  Señor, el pan y el vino que presentamos en el altar representa las obras buenas que hemos realizado durante estos tres primeros domingos de adviento. Con ellas hemos querido vivir actitudes cristianas. Te las ofrecemos  a ti. Recíbelas, Señor.

 

 

 

   MEDITACIÓN

Para ti, una persona especial.

1.-Aún cuando el día no se inicie como lo esperabas….
Esto no es motivo para perder la ilusión.

2.-Aún cuando pareciera que has perdido una gran parte de tu vida…
Recuerda que eres especial y la vida te dará otra oportunidad.

3.- Aún cuando veas que no eres capaz de lograrlo
Recuerda que tienes amigos que te rodean y desean lo mejor para ti .

4.- Aún cuando tus ideales se derrumban frente a ti…
El fin de un acontecimiento marca el inicio de otro.

5.- Aún cuando pienses y estés convencido de que tus preguntas no tienen respuestas…Calma, verás pronto que no tenías razón.

6.-El que desea ser feliz debe correr riesgos porque no conoce el futuro, pero prepárate porque en el camino nada será regalado.

7.-No te detengas  y sigue adelante que Dios quiere lo mejor para ti, aún cuando te cueste creerlo y creas que estás solamente soñando.

 

Pautas de la Homilía.

INICIO.:

1.-Llegamos al final del Adviento con esta celebración.

2.– El Adviento ha sido un  tiempo para reavivar nuestra esperanza y nuestra fe en Dios.

3.-.-La palabra de Dios es viva y eficaz… y quiere iluminar nuestra vida para llenarla de Jesucristo.

 DESARROLLO:

1.-Hemos leído en la primera lectura un trozo del profeta Isaías:

*En el año 740 a. C., el rey Acaz, rey de Judea, intenta escapar a la amenaza que supone la coalición entre Siria e Israel.

*El profeta Isaías le suplica renunciar a sus intrigas políticas y poner su confianza en el Dios de la Alianza.

*Sin embargo, Acaz rechaza la proposición del profeta.

*El profeta anuncia que el Señor no  abandonará su proyecto de salvación. Pronto nacerá un heredero, portador de la herencia de David.

*Y ese niño será el signo de que “Dios está con nosotros”. Esta profecía se cumple en Jesús, el niño que nace en Belén.  

2.-En la segunda lectura hemos leído un trozo de la Carta a los Romanos:

*San Pablo se esfuerza en condensar de forma sustancial lo esencial de su predicación.

*Quiere mostrarnos cómo Jesús provoca una renovación de la vida religiosa.

*Subraya que toda la espera de Israel está centrada en él y camina hacia Él.

*Jesucristo es verdaderamente quien realiza el anuncio del Dios con nosotros, por medio del cual Dios hará surgir un pueblo santo que reunirá a judíos y paganos.

3.-En el Evangelio de San Mateo hemos leído la continuación de la genealogía de Cristo y precede a la visita de los Magos.

*Hay que recordar que Mateo centra su mirada en José, mientras que Lucas hace hincapié en la actuación de María.

*José, perplejo ante la situación, asume, a propuesta de Dios, la paternidad de Jesús. De esta manera, ante los hombres, Jesús será su hijo, descendiente legal de David.

*En toda esta historia maravillosa, Dios va guiando y va dando cumplimiento de una manera insospechada la profecía del profeta Isaías.

  FINAL:

1.-Preparémonos con corazón alegre y receptivo a la Navidad ya cercana.

2.-Aprendamos de María su entrega y disponibilidad, su servicio y apertura., su fe y su confianza.

3.-Supliquemos a Dios que nos conceda ser justos como José y abiertas a su voluntad como Él.