CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS DIFUNTOS. CICLO C

CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS DIFUNTOS. CICLO C

 

027

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

Bienvenidos a la Eucaristía en este domingo donde conmemoramos a todos los fieles difuntos.    Después de la fiesta de Todos los Santos, la Conmemoración de los Fieles Difuntos. Después de alegrarnos con los “que siguen al Cordero”, nuestro pensamiento acompaña a “los que nos precedieron en la señal de la fe y duermen él sueño de la paz”.                                                          

     Las Iglesia, peregrina, celeste y en vía de purificación,   se une y compenetran. Esta compenetración la tenemos cada día la Eucaristía, donde Cristo se entrega por cada uno de nosotros.

     PETICIONES:  

 

1.-Por el Papa Francisco para que sea fortalecido en su labor de garante de la unidad de la Iglesia. Roguemos al Señor.

2.-Para que los catequistas sean auténticos portavoces de la fe de la Iglesia, en cuyo nombre son enviados. Roguemos al Señor.

3.-Para que los catequistas, que actúan en nombre de la Iglesia, se vean apoyados por la estima, la colaboración y la oración de toda la Comunidad. Roguemos al Señor.

4.-Para que nuestra comunidad, con el testimonio de su vida y con la oración, secunde el servicio a la Palabra de Dios de los catequistas. Roguemos al Señor.

5.-Para que los padres no renuncien a su misión de ser los “primeros educadores de la fe” de sus hijos. Roguemos al Señor.

6.-Por todas las familias, especialmente las nuestras, para que sean bendecidos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

7.-Por todos los difuntos, especialmente los de nuestro pueblo. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

MONICIÓN DE OFRENDAS:

“Señor, con el pan y el vino te presentamos nuestra vida. Haz de nosotros un instrumento de tu paz. Donde hay odio, que yo ponga amor. Donde haya ofensas, que yo ponga perdón. Donde haya discordia, que yo ponga verdad.   Donde haya duda, que yo ponga fe. Donde haya desesperanza, que yo ponga esperanza.   Donde haya tinieblas, que yo ponga luz. Donde haya tristeza, que yo ponga alegría”.

 

PADRE NUESTRO:

                Queremos decirte con el Padre nuestro que contra el frío del egoísmo nos des el fuego de la caridad, contra el frío de la codicia nos des el fuego de la generosidad, contra el frío de la indiferencia nos des el fuego de la solidaridad, contra el frío de la soledad nos des el fuego de la acogida, contra el frío de la duda nos des el fuego de la verdad, contra el frío del desencanto nos des el fuego de la ilusión, contra el frío del hombre nos des el fuego de amor. Con el Padre nuestro queremos decirte algo más que unas bonitas palabras.

 

INVITACIÓN A COMULGAR:

                Jesús partió el pan, en un gesto de amor hacia sus discípulos. El Pastor dio su vida por sus ovejas. De este modo nos mostró el camino del dar y compartir.

                San Agustín decía: Cuando el sacerdote pone ante tus ojos la sagrada forma, diciendo: “El Cuerpo de Cristo”, tú respondes: “Amen”. Y ese amén significa dos cosas: Yo creo que recibo a Cristo y me uno con él por la comunión. Y también: Yo creo que al recibir a Cristo, me uno cada vez más con los hermanos.

 

MEDITACIÓN

Si morir no es despertar,

si es simplemente morir,

¿para qué, muerte, vivir?,

¿para qué, muerte, empezar esta angustia, este llorar?

Más, si eres umbral y puerta del misterio,

si honda y cierta aseguras mi esperanza,

¡qué cima de luz se alcanza viviendo una vida muerta! Amén.

(Himno del oficio de Lectura de las Vísperas de la Conmemoración de todos los fieles difuntos)