XXXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO C

XXXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO C  

divino_espirito_santo-1024x1024

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

                     Cada domingo nos reunimos aquí para celebrar la eucaristía. Ella es la fuente que alimenta a la comunidad. Por eso el amor de unos hacia los otros tiene que ir creciendo cada vez más.

Vamos a comenzar esta celebración pidiendo al Señor que su reino de amor llegue a nosotros y crezca nuestra unión y nuestra caridad.

ACTO PENITENCIAL:

  1.- Buen Pastor, que buscas a la oveja perdida. SEÑOR, TEN PIEDAD.

2.-Señor de la vida, primer resucitado de entre los muertos. CRISTO, TEN PIEDAD.

3.-Rey glorioso, que volverás para darnos posesión de tu Reino. SEÑOR, TEN PIEDAD.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA ()

 Escuchemos atentamente las Lecturas en actitud orante y humilde para que podamos escuchar la voluntad del Señor en nuestras vidas

     PETICIONES:  

1.- Por la Iglesia, para que sea una señal del amor de Cristo a todos. Roguemos al Señor.

2.- Por los obispos y cuantos tienen un ministerio en la Iglesia, para que sirvan a los hermanos cono humildad y amor. Roguemos al Señor.

3.- Por el Papa, para que anuncie el amor y la solidaridad a todos los pueblos. Roguemos al Señor.

4.- Por los que se dedican en la Iglesia a tareas de caridad para que las cumpla con humanidad y cariño. Roguemos al Señor.

5.- Por los que odian, matan, engañan y menosprecian los derechos de sus prójimos, para que el Señor cambie sus corazones. Roguemos al Señor.

6.-Por los gobiernos, para que protejan a los más débiles y promocionen el empleo y el bienestar de los humildes. Roguemos al Señor.

7.- Por nosotros, para que amemos a Dios con todo nuestro corazón y al prójimo como a nosotros mismos. Roguemos al Señor.

 

  MONICIÓN A LAS OFRENDAS:  

“Señor, con el pan y el vino te presentamos nuestra vida. Haz de nosotros un instrumento de tu paz. Donde hay odio, que yo ponga amor. Donde haya ofensas, que yo ponga perdón. Donde haya discordia, que yo ponga verdad.   Donde haya duda, que yo ponga fe. Donde haya desesperanza, que yo ponga esperanza.   Donde haya tinieblas, que yo ponga luz. Donde haya tristeza, que yo ponga alegría”.

PADRE NUESTRO

Queremos decirte con el Padre nuestro que contra el frío del egoísmo nos des el fuego de la caridad, contra el frío de la codicia nos des el fuego de la generosidad, contra el frío de la indiferencia nos des el fuego de la solidaridad, contra el frío de la soledad nos des el fuego de la acogida, contra el frío de la duda nos des el fuego de la verdad, contra el frío del desencanto nos des el fuego de la ilusión, contra el frío del hombre nos des el fuego de amor. Con el Padre nuestro queremos decirte algo más que unas bonitas palabras.

INVITACIÓN A COMULGAR

                  Jesús partió el pan, en un gesto de amor hacia sus discípulos. El Pastor dio su vida por sus ovejas. De este modo nos mostró el camino del dar y compartir.

               San Agustín decía: Cuando el sacerdote pone ante tus ojos la sagrada forma, diciendo: “El Cuerpo de Cristo”, tú respondes: “Amen”. Y ese amén significa dos cosas: Yo creo que recibo a Cristo y me uno con él por la comunión. Y también: Yo creo que al recibir a Cristo, me uno cada vez más con los hermanos.

MEDITACIÓN

1.-Dios no te preguntará qué modelo de coche usabas… te preguntará a cuánta gente llevaste.

 2.-Dios no te preguntará los metros cuadrados de tu casa… te preguntará a cuánta gente recibiste en ella.

 3.-Dios no te preguntará la marca de la ropa en tu armario… te preguntará a cuántos ayudaste a vestirse.

 4.-Dios no te preguntará cuán alto era tu sueldo… te preguntará si vendiste tu conciencia para obtenerlo.

 5.-Dios no te preguntará cuál era tu título… te preguntará si hiciste tu trabajo con lo mejor de tu capacidad.

6.-Dios no te preguntará cuántos amigos tenías;… te preguntará cuánta gente te consideraba su amigo.

 7.-Dios no te preguntará en qué vecindario vivías;… te preguntará cómo tratabas a tus vecinos.

 8.-Dios no te preguntará el color de tu piel;… te preguntará por la pureza de tu interior.