III DOMINGO DE PASCUA. CICLO C

III DOMINGO DE PASCUA. CICLO C 

 

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

          Nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía. Bienvenidos todos.  Es Cristo mismo el que nos convoca para escuchar su Palabra y participar en la misma mesa de familia.

Jesucristo se les manifestó vivo a los discípulos para atraer a todos los hombres hacia El. Por eso todos nosotros participamos de esta presencia.

Toda Eucaristía fortalece nuestra vida y la hace más cristiana. Bienvenidos.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA (Hch 5,27b-32.40b-41)

   Pedro, animado por el Espíritu, puede dar testimonio con firmeza ante el supremo tribunal judío. Gamaliel da testimonio de que es posible compaginar el auténtico fariseísmo y la Buena Nueva. 

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA (Ap 5, 11-14)

              Dios tiene un libro en que se encierra el sentido de la historia. ¿Quién será digno de abrirlo? Nadie excepto el «León de Judá». Ahora bien, este león muestra ser el Cordero (símbolo del amor que se ofrece sin resistencia). «Degollado» (en la cruz) ha triunfado. Merece el mismo homenaje que Dios. 

MONICIÓN AL EVANGELIO (Jn 21,1-19)

           Una misteriosa pesca milagrosa anuncia la tarea de reunir a los hombres que han de emprender los discípulos por mandato del maestro.

Una misión especial se le encomienda a Pedro, el de las tres negaciones: será por fin capaz de hacerse siervo hasta la entrega total de si mismo.

PETICIONES:

1.- para que nuestra vida transparente la esperanza de la resurrección. Oremos.

2.- Para que la Iglesia muestre con valentía su amor a los más necesitados. Oremos.

3.- Para que la experiencia de fe de los creyentes sea más testimonial y viva. Oremos.

4.- Para que los pueblos más pobres experimenten la solidaridad. Oremos.

5.- Para que en el mundo sean más visibles los signos de la esperanza. Oremos.

OFRENDAS.

PAN: Señor, éste es el pan que nos sirva de alimento. Tómalo tú y transfórmalo en pan del cielo.

VINO: Señor, este vino significa la alegría de vivir en amistad. Tómalo y transfórmalo en el vino de tu eucaristía.

PADRE NUESTRO:

Con el Padre nuestro queremos Padre de Jesús y ponernos en tus manos. Decirte que hagas de cada uno de nosotros lo que quieras.

MEDITACIÓN

Gracias, Señor, porque podemos ser fuertes. Gracias, Señor, porque podemos ser sinceros.

Gracias, Señor, porque somos alegres.

Gracias, Señor, por la vida que nos das.

Gracias, Señor, porque nos quieres libres. Gracias, Señor, porque nos das responsabilidades.

Gracias, Señor, porque somos capaces de tener amigos. Gracias, Señor, porque así podemos hacer un mundo de hombres y mujeres hermanos.

  Pautas de la Homilía.

INICIO.:

*Cada Eucaristía es un don precioso para la Iglesia que necesita la presencia del Señor en medio de ella para mantenerse fuerte y confiada en medio del mundo.

*Somos convocados para escuchar su Palabra y participar en la “fracción del pan”

*En este III domingo del tiempo de Pascua se oye el grito gozoso de toda la Iglesia: Cristo ha resucitado, Aleluya.             

DESARROLLO:

1.-La primera lectura de los Hechos de los Apóstoles, San Lucas nos remite a la comunidad apostólica y a la primera comunidad de Jerusalén:

*subraya el contraste existente entre la actitud de los apóstoles durante la Pasión de Jesús y la actitud durante la Pascua.

A) antes: ávidos de poder, llenos de ilusiones, descorazonados rápidamente ante las dificultades y aterrados por la idea de perder a Jesús, su Maestro.

B) ahora: han recibido el don del Espíritu y son capaces de llevar a cabo la difícil misión que les ha sido confiada.

-hablan sin miedo del anuncio de Cristo muerto y resucitado, razón y sentido último de su existencia y de la vida.

-están alegres de sufrir por el Señor, siguiendo su ejemplo.

2.-Hemos leído en la segunda lectura un trozo del libro del Apocalipsis:

*bajo la figura simbólica del cordero inmaculado y, por tanto, triunfante, se nos afirma la certeza en la victoria final más allá y a  través de la muerte.

*En Jesucristo, cordero que quita el pecado del mundo, los cristianos sometidos a la persecución, encuentran la fuente de su confianza sometidos a la persecución.

*Ya tenemos y participamos, aunque no plenamente, del triunfo final que esperamos, plenamente realizado en Cristo Resucitado.

3.-El evangelio de san Juan se nos relata la “pesca milagrosa”.

*la pesca milagrosa anuncia la tarea de reunir a los hombres que han de emprender los discípulos por mandato del Maestro.

*la totalidad de los peces significa la universalidad de la misión: todos los hombres y mujeres son llamados a recibir el anuncio y la buena noticia de Jesucristo.

FINAL:

1.-Supliquemos la fuerza del Espíritu para poder dar razón de nuestra fe y de anunciar a Cristo resucitado.

2.-Anhelemos la gracia de Dios para poder vivir con alegría su voluntad en nuestra vida.

Y vivamos nuestra propia vida, con sus alegrías y tristezas, con el Señor, cordero inmaculado que ha vencido.

2.-Pidamos a Dios a través de esta Eucaristía que nos ayude a conocer profundamente a Dios y a vivir en verdad, anunciando a todos los de nuestra generación el amor de Dios.  

2.-Miremos a María para que nos enseñe el camino verdadera de la auténtica fe y bondad.