VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.  CICLO C

VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.  CICLO C

                                 Guión litúrgico y posible homilía del VI domingo del Tiempo Ordinario en el Ciclo C. 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

      Hoy celebramos en nuestra Parroquia la Campaña contra el Hambre con el lema: «La mujer del siglo XXI ni independiente, ni segura, ni con voz». 

   Supliquemos a Dios generosidad para compartir lo que somos y tenemos, compasión para reconocer en el rostro del que sufre el rostro de Cristo.

 

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA : (Jer 17,5-8)

   El profeta Jeremías traza los dos caminos por donde andan los hombres: el de la maldición y el de la bendición. Maldito el que se fía de las cosas de este mundo. Bendito quien tiene su confianza en el Señor.

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( 1 Cor 15,12.16-20):

     La resurrección de Jesús es lo que da sentido a nuestra fe. Y lo que hace que podamos caminar con confianza hacia nuestra meta.

MONICIÓN AL EVANGELIO (Lc 6, 17.20-26):

   El que vive obsesionado con los bienes de este mundo no puede tener su corazón pendiente del Señor. Por eso Jesús quiere que seamos desprendidos. Así seremos felices.

 PETICIONES:

1.-Por la Iglesia, para que con la palabra y los signos de vida cristiana lleve a todas las personas la esperanza de la resurrección. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.-Para que se acaben las guerras, la divisiones por las razas, el hambre, la pobreza y toda     clase de injusticia. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.-Por los que viven en la desesperanza, para que descubran al Dios de Jesucristo, el Dios     de la esperanza y de la misericordia. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.-Para que desaparezcan las envidias, los egoísmos, la insolidaridad y el afán de tener más     que los demás en nuestro corazón. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.-Por los aquí reunidos; para que vivamos la Palabra de Dios en nuestra familia, trabajo,     ambiente. ROGUEMOS AL SEÑOR.

6.-Para que Dios nos conceda aquello que más necesitamos y nos  conviene. Roguemos al Señor

7.- Para que el hambre desaparezca de nuestro planeta. ROGUEMOS AL SEÑOR.

OFRENDAS:

Ofertorio es ofrenda. No es lo mismo dar que darse. Jesús se dio, y los efectos saludables de este darse los disfrutamos nosotros. ¿CUAL ES TU DONACION DE HOY?.

PADRE NUESTRO:

El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz intensa. Habitaban tierras de sombras y una luz les brilló. Decía una voz: Grita. Di a las ciudades de Judá: «Aquí está vuestro Dios», el Dios de la paz, el Dios de la alianza, el Dios de Jesucristo». Con el PADRE NUESTRO queremos decirte algo más que unas bonitas palabras.

MEDITACIÓN

1.-Yo soy Aquel que sabe consolarte y detiene tus lágrimas.  El amor es remedio para todos los males.

2.-para vencer las dificultades de la vida,  llámame, te ayudaré a sobreponerte  a las adversidades del mundo.

3.-Yo soy el refugio donde encontrarás tranquilidad para tu espíritu

Yo soy la paciencia que te ayudará  en las dificultades y situaciones difíciles.

4.-Cuando tengas el alma golpeada por los obstáculos del camino…grítame: yo soy el bálsamo que aliviaré tus padecimientos.

5.-Cuando la tristeza y la melancolía no te dejen vivir en paz…Yo soy la alegría que te hará  conocer los encantos de tu mundo interior.

6.- Cuando estés desesperado, apela a mí que soy la esperanza…Cuando te remuerda la conciencia, llámame que soy el perdón.

7.-Cuida tu fe, trata de aumentarla

8.-Sé feliz ahora y en toda la eternidad.

 

Pautas de la Homilía.

INICIO.:

1.-Celebramos en nuestra Parroquia la Jornada Mundial contra el Hambre con el lema “La mujer del Siglo XXI ni independiente, ni segura ni con voz”.

*Millones de personas en muchos países del mudo, gritan a nuestros oídos: Si quieres, puedes ayudarme.

DESARROLLO:

1.-En la primera lectura hemos leído un trozo del profeta Jeremías.

Toda la Tradición espiritual de Israel presenta la existencia como una elección entre dos caminos opuestos:

*el que conduce a la vida, y se caracteriza por la observancia de la Ley.

*el que conduce a la muerte, cuyo signo es la rebeldía contra la ley.

.-el profeta Jeremías reformula esta tradición:

*el hombre se condena a una vida estéril si pone toda su confianza en todo lo que no es más que una criatura.

*el hombre que se abre al Señor y a su Palabra, escoge la auténtica existencia.

2.-San Pablo escribe a los corintios que dudan de la resurrección y no le dan importancia:

*Impregnados por la mentalidad griega, que se traduce en el desprecio del cuerpo, dudan de la resurrección.

*Pablo subraya la importancia de esta creencia para el cristiano, fundada sobre la misma Resurrección de Jesús.

*Sólo desde la  Resurrección de Jesús cobra sentido la existencia humana: la vida que vendrá será definitiva y culmina lo presente.

3.-Continuamos leyendo el evangelio de san Lucas:

*El domingo pasado contemplamos la elección de los primeros seguidores de Jesús, pescadores, que son invitados a seguirle y a realizar todo en nombre de Jesús.

*El punto de partida de toda la vocación cristiana radica en la confianza plena en Jesucristo, el Señor.

*En el evangelio de hoy San Lucas nos introduce en el contenido de las enseñanzas de Jesús:

-Es un mensaje desconcertante y chocante con el entorno circundante.

-Jesús, en su anuncio de la Buena noticia, toma siempre partido por la ternura y la misericordia de Dios Padre

-Jesús describe el corazón del hombre nuevo con unas palabras esenciales: amor, pobreza, justicia, sufrimiento y lágrimas.                                                                          

-Jesús nos muestra lo importante de las actitudes ante la riqueza y el endurecimiento del corazón.

-una actitud evangélica ante la riqueza nos debe llevar a abrir el corazón para poder compartir lo que tenemos con los que menos tienen y más necesitados.

FINAL:

1.-Supliquemos ayuda al Espíritu Santo para que nos enseñe a vivir según el estilo y el espíritu de las Bienaventuranzas.

2.-Pidamos la capacidad de compartir lo que somos y tenemos, especialmente con los más necesitados, especialmente en esta Campaña Contra el Hambre.

3.- Miremos a la Virgen María, la mujer caritativa, que nos enseñe a crecer en caridad y en amor hacia el prójimo.