XIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO C.

XIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.  CICLO C.

MONICIÓN DE ENTRADA:  

    Todos nosotros fuimos llamados a la vida. Todos nosotros fuimos llamados a la fe. Es decir, la llamada o vocación del Señor nos ha llegado dos veces.

   Jesús sigue llamando hoy entre los cristianos a algunos que dediquen su vida a anunciar el evangelio: como sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, misioneros, seglares comprometidos.

   En esta celebración vamos a tener presente a todas las personas que han sido llamadas por el Señor para una misión de Iglesia. Y vamos a manifestar al Señor nuestra disposición de acoger su llamada si él nos dijera: Ven y sígueme.

ACTO PENITENCIAL.

   Ven, Jesús, búscame, busca la oveja perdida. Ven pastor. Deja las noventa y nueve y busca la que se ha perdido. SEÑOR TEN PIEDAD.

   Ven hacia mí. Estoy lejos. Me amenaza la batida de los lobos. Búscame, encuéntrame, acógeme, llévame. CRISTO TEN PIEDAD.

   Ven y llévame sobre tus huellas. Ven Tú mismo. Habrá liberación en la tierra y alegría en el cielo. SEÑOR TEN PIEDAD.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA : (1 Re 19,16b.19-21)

   Dios, a lo largo de la historia, ha llamado de modo especial a algunos hombres como enviados suyos. Como Jesús hizo con sus apóstoles y discípulos, también en el Antiguo Testamento encontramos esas llamadas que esperan una respuesta libre y decidida.

 MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( Gál 5, 13-18):

   En su carta a los cristianos de Galacia, Pablo nos habla de la vida nueva de los bautizados, de los que hemos sido revestidos de Cristo. Escuchemos atentamente.

        MONICIÓN AL EVANGELIO (Lc 9, 51-62)

    Jesús, a los que llama, les exige mucho. Porque el reino, que es como una piedra preciosa o un tesoro escondido, absorbe toda la preocupación y el interés de la persona.

PETICIONES:

1.- Por el papa Francisco: para que sea siempre fiel testigo de la vida nueva que hemos recibido de Jesucristo. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por todos los que se encuentran solos: para que no les falte acogida y amistad. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Por las parejas que se casarán en este año: para que vivan un amor generoso. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Por los hombres y mujeres que se esfuerzan por construir una sociedad más justa: para que no se cansen en su empeño. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Por los campesinos, por los trabajadores de la industria y por todos los trabajadores: para que todos puedan ganarse la vida dignamente. ROGUEMOS AL SEÑOR.

6.-Por aquellos que transitan la carretera: para que lleguen felizmente a su término y no causen daño a nadie. ROGUEMOS AL SEÑOR.

7.- Por nosotros: para que esta celebración de la Eucaristía nos ayude a vivir más plenamente la comunión con Dios. ROGUEMOS AL SEÑOR.

OFRENDAS:

 Ofertorio es ofrenda. No es lo mismo dar que darse. Jesús se dio, y los efectos saludables de este darse los disfrutamos nosotros. ¿CUAL ES TU DONACION DE HOY?.

PADRE NUESTRO.

   He llamado a tu puerta, Señor, y queremos decirte PADRE NUESTRO. Padre Nuestro, Padre de Jesús, tu enviado; Padre de todos los bautizados, pasados, presentes y futuros. QUEREMOS DECIRTE CON JESÚS LA ORACIÓN QUE NOS ENSEÑÓ.

MONICIÓN A LA PAZ.

   Danos, Señor, la paz, tu paz de cada día; la paz que el mundo no entiende, la paz que llena el corazón.

   Danos, Señor, la paz, que nace de tener puestos en Ti los pies, porque tú eres roca fuerte. SEÑOR, DANOS LA PAZ.

    INVITACIÓN A COMULGAR: 

               Se acerca el momento de comunión. Jesús nos invita a tomar su cuerpo. Con un gesto respetuoso y alegre vamos a recibir la eucaristía. Que el amén de cada uno signifique nuestro deseo de estar con Jesús.

        MEDITACIÓN

1.-Sólo Dios da la vida, pero tú has de transmitirla y respetarla.

2.-Sólo Dios puede dar la fe, pero tú puedes dar tu testimonio.

3.-Sólo Dios puede dar la esperanza, pero tú puedes devolverla a los demás.

4.-Sólo Dios puede el amor, pero tú puedes amar a tus hermanos.

5.-Sólo Dios puede dar la paz, pero tú puedes sembrarla alrededor.

6.-Sólo Dios puede dar la fuerza, pero tú puedes animar también.

7.-Sólo Dios es el camino, pero tú puedes enseñárselo a otros.

8.-Sólo Dios es la luz, pero tú puedes hacer que brille para todos.

9.-Sólo Dios puede hacer lo imposible, pero tú puedes hacer lo posible.

10.-Sólo Dios se basta a sí mismo, pero prefiere contar contigo.

Pautas de la Homilía.

INICIO.:

1.-Celebramos el XIII Domingo del Tiempo Ordinario.

*Cada domingo somos invitados a reunirnos en el nombre del Señor, a escuchar su Palabra y a la fracción del pan.

DESARROLLO:

1.-Hemos escuchado en la primera lectura un trozo del primer libro de los Reyes, capítulo 19:

*El profeta Elías vivió en el siglo IX antes de Cristo y con muchas dificultades aseguró la fe en el reino de Israel, cuando éste estuvo tentado de una apostasía nacional.

*El profeta Elías, inspirado por Dios, llama a Eliseo, hijo de safat, campesino, para que sea el continuador de su misión.

*El seguimiento y la fidelidad a la misión exige una gran generosidad y desprendimiento; requisitos fundamentales para el discípulo.

2.-En la segunda lectura hemos leído un trozo de la Carta de San Pablo a los Gálatas.

*San Pablo recuerda que “para vivir en libertad, nos libertó Cristo”, rechazando toda forma de esclavitud.

*La actitud del creyente en Cristo debe ser siempre una libertad para amar, “porque toda ley se concentra en esta frase: “Amarás al prójimo como a ti mismo”.

*La libertad en Cristo, que brota de la fe en Él, supera la Ley judía y es el fruto del don del Espíritu de Dios.

3.-En el evangelio hemos leído un trozo del capítulo 9 de San Lucas.

*En este relato que describe la subida de Jesús a Jerusalén y su paso por Samaría indica el mal recibimiento que le hacen los samaritanos a Jesús.

*A diferencia de los apóstoles, que desea la destrucción de los samaritanos, Jesús no quiere el castigo de aquellos que le rechazan.

*En ese contexto, la subida de Jesús a Jerusalén, San Lucas describe el proceso de liberación y la generosidad que Jesús pide a sus seguidores.

*El relato describe algunas de las liberaciones que necesita el discípulo de Jesús:

  1. a) liberación del racismo fundado sobre un elemento religioso: los samaritanos no quieren recibir a Jesús y a los suyos porque se dirigen a Jerusalén..
  2. b) liberación de la seducción del poder y de la violencia: los discípulos piden que aquellos que no los han recibido sean destruídos.
  3. c) liberación del tiempo: algunos que quieren seguirlo anteponen otras cosas al Reino de Dios. El primer valor es “Amar a Dios sobre todas las cosas”.
  4. d) liberación de la mirada reducida a la familia: la verdadera familia para Jesús no es la de sangre, sino la que nace del Espíritu. No la rechaza sino que la amplía.

FINAL:   

1.-Vivamos con intensidad esta Eucaristía.

2.-Supliquemos al Espíritu Santo que nos ayude a superar todas las esclavitudes.

3.-Miremos a la Virgen María que nos ayude a decir si al proyecto salvífico de Dios desde una fe auténtica y generosa.