XXVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO B

XXVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO B

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

 

  Nuestra reunión de creyentes es una expresión de fe. La fe nos reúne, y aquí se expresa y se alimenta.

  Nos reunimos alrededor de la mesa de la Eucaristía, sintiéndonos invitados por el Señor mismo.              Hemos respondido a su llamada y nos disponemos a gustar la alegría y la paz que Dios mismo tiene preparadas en su Reino para todos los que quieran participar en él.

 

PETICIONES:

 

1.- Para que la Iglesia sea hogar de misericordia para todos los hombres ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Para que las comunidades de religiosos y religiosas sean para todos un ejemplo de entrega y fidelidad. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Para que los que viven hundidos en el mal encuentren una mano amiga que les ayude a levantarse. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.- Para que los que, movidos por su afán de poder, provocan las guerras y el hambre en el mundo, se conviertan y aprendan a amar. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Para que los fieles difuntos sean acogidos en la casa del Padre. ROGUEMOS AL SEÑOR.

6.- Para que el Señor perdone nuestros pecados y nos dé la gracia de vivir como hijos suyos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

7.- Para que el mes de Octubre, el mes misionero, el mes del Domund, sensibilice a toda la Iglesia en dimensión misionera. ROGUEMOS AL SEÑOR.

8.- Para que el Señor nos conceda la lluvia que tanto necesitamos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

MONICIÓN A LAS OFRENDAS:

 

Cristo no tiene manos, tiene sólo nuestras manos para construir un mundo nuevo donde habite la justicia. Cristo no tiene pies, tiene sólo nuestros pies para poner en marcha a los oprimidos por el camino de la libertad. Cristo no tiene labios, tiene sólo nuestros labios para proclamar el evangelio a todas las personas. Cristo no tiene medios, tiene sólo nuestra acción para lograr que todos los hombres sean hermanos.

 

PADRE NUESTRO:

 

He llamado a tu puerta, Señor, y queremos decirte PADRE NUESTRO. Padre Nuestro, Padre de Jesús, tu enviado; Padre de todos los bautizados, pasados, presentes y futuros; Padre de los que ignoran; Padre de los que te combaten; Padre de todos los hombres, desde la aurora de los tiempos hasta su terminación. QUEREMOS DECIRTE CON JESÚS LA ORACIÓN QUE NOS ENSEÑÓ.

 

MEDITACIÓN:

 

Lo positivo y lo negativo.

1.-Para todas las cosas negativas que nos decimos… Dios tiene una respuesta positiva.

2.-Cuando decimos: es imposible…Dios dice: “Todo es posible” (Lc 18,27)

3.-Cuando decimos: Estoy cansado… Dios dice: “Yo te aliviaré” (Mt 11,26-30)

4.-Cuando decimos: Nadie me quiere… Dios dice: “Yo te amo” (Jn 3,16; 13,34)

5.-Cuando decimos: No puedo continuar… Dios dice: “Mi gracia te basta” (2 Cor 12,9; Salm 91,15).

6.-Cuando decimos: Estoy confuso… Dios dice: “Yo enderezaré tus caminos” (Prov 3,5-6).

7.-Cuando decimos: No puedo más… Dios dice: “Lo puedes todo” (Fil 4,13)

8.-Cuando decimos: No merezco que me perdonen… Dios dice: “Yo te perdono” (1 Jn 1,9; Roma 8,1)