XXV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO B  

XXV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO B  

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

 

               Bienvenidos a la Eucaristía donde somos convocados por el Señor. Hoy la Palabra de Dios nos va a decir “El que quiera ser el más importante que sea el servidor de los demás”

                ¡Si, busquemos con sinceridad a Dios y aceptemos su plan de salvación para cada persona y para el mundo! ¡Abrámonos a la acción del Espíritu Santo para que en esta Eucaristía podamos experimentar el amor de un Dios clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad”.

                ¡Abramos el corazón de par en par para que aceptemos las palabras de Jesucristo que se nos comunica en cada Eucaristía que celebramos en su nombre!

 

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA (Sab 2, 12-20)

        Convirtiéndose en un absoluto, el hombre se coloca en el centro del mundo y se convierte en destructor de los demás, sobre todo cuando se siente cuestionado por ellos. Por eso el pecador percibe al justo como un ser peligroso que estorba y denuncia.

   El justo tiene como esperanza que Dios triunfará frente al mal y que Dios está con él. 

 

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA (Sant 3, 16-4,3)

Santiago afirmará que la sabiduría que viene de Dios será la que hará posible la verdadera paz al transformar nuestro corazón, rompiendo el dinamismo de la codicia y la ambición, viviendo de una manera límpida, sincera y recta.   

        

   MONICIÓN AL EVANGELIO 

El evangelio de san Marcos presenta el segundo anuncio de la Pasión, en estrecha relación con la vida fraterna y la resurrección.

Jesús nos advierte quién es el más importante en el grupo y cómo tienen que acoger a los más sencillos y humildes.

Sólo el que tiene un corazón de niño podrá entender el evangelio.

 

PETICIONES:  

1.-Para que la Iglesia sea luz de amor y esperanza para los hombres. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.-Para que surjan de nuestras Parroquias jóvenes dispuestos a seguir a Jesucristo. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.-Para que la fuerza del Evangelio llegue a todos los rincones de la tierra y ayude a construir un mundo de paz, justicia, fraternidad. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4.-Para que los que sufren encuentren ánimo y ayuda para superar su situación. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.-Para que todos avancemos en el camino de la conversión y podamos renovar con alegría nuestro Bautismo. ROGUEMOS AL SEÑOR.

6.-Para que, a imitación de la Virgen María, tengamos una actitud de fe en la vida con disponibilidad y servicio. ROGUEMOS AL SEÑOR.

7.-Para que el Señor nos conceda aquello que más necesitamos y nos conviene, en especial el agua. ROGUEMOS AL SEÑOR.

MONICIÓN A LAS OFRENDAS: 

 

Recibe, Señor, el pan y el vino juntamente con nuestra situación de búsqueda, nuestra indulgencia de respuesta, nuestra cortedad de explicación. Que ellos, pronto signo de tu presencia entre nosotros, nos aporten luz para nuestras opciones y sean motivos de salvación.

 

MEDITACIÓN

 

1.-Oh Jesús, ayúdame a esparcir tu fragancia dondequiera que vaya. Inunda mi alma de tu espíritu y vida. 

2.-Penétrame y aduéñate tan por completo de mí, que toda mi vida sea una irradiación de la tuya.

3.- Ilumina por mi medio y de tal manera toma posesión de mí, que cada alma con la que yo entre en contacto pueda sentir tu presencia en mi alma. 

4.-Que al verme no me vea a mí, sino a Ti en mí. Permanece en mí. Así resplandeceré con tu mismo resplandor, y que mi resplandor sirva de luz para los demás. 

5.-Mi luz toda de Ti vendrá, Jesús: ni el más leve rayo será mío. Será Tú el que iluminarás a otros por mi medio. 

6.-Sugiéreme la alabanza que más te agrada, iluminando a otros a mi alrededor. 

7.-Que no te pregono con palabras sino con mi ejemplo, con el influjo de lo que yo lleve a cabo, con el destello visible del amor, que mi corazón saca de Ti. ¡Amén!

Pautas de la Homilía.

INICIO.

  1.-La Eucaristía es el Sacramento que revitaliza a la Comunidad que se reúne en el nombre de Dios.

*Para celebrar con autenticidad la Eucaristía es necesario tomar conciencia de nuestra condición de discípulos de Jesucristo, muero y resucitado.

*Para celebrar necesitamos tres cualidades básicas en la celebración de la fe: consciente, activa y piadosa.

2.-Cada Eucaristía es un vínculo de unidad y de caridad con el que recibimos al mismo Cristo.

 

DESARROLLO:  

 

1.-Primera lectura:

*Convirtiéndose en un absoluto, el hombre se coloca en el centro del mundo.

-Se convierte en destructor de los demás, sobre todo cuando se siente cuestionado por ellos.

-El pecador percibe al justo como un ser peligroso por sus pretensiones. La mera presencia del justo, del honesto y decente, estorba porque acusa y denuncia.

-Al final triunfará el fiel, porque Dios está con él.

 2.-Segunda lectura:

*La sabiduría que viene de Dios será la que hará posible la verdadera paz al transformar nuestro corazón.            

-Nuestra sociedad convierte en valores absolutos, decisivos, supremos, al poder, al placer, al tener.   

  -La verdadera paz está unida necesariamente a la justicia.  

 –La verdadera sabiduría se reconoce por sus frutos.            

  –El autor advierte contra aquellos cuyas palabras no edifican la comunidad en la concordia, sino que fomentan las divisiones internas.                                                                     

  –Quien sólo se preocupa de sí mismo y se encierra de manera egoísta en la búsqueda de su propio interés, se comporta de tal modo que crea desorden y turbación en los otros.                                                                                      

 –Quien acoge la sabiduría, don que Dios concede a quien se lo pide, vive de una manera límpida, sincera, recta.   

 –Estamos llamados a descubrir las raíces de las discordias y de las divisiones de la comunidad, y Santiago los identifica con el deseo desordenado de poseer, que engendra conflictos, primero en el mismo interior de la persona, y, en consecuencia, después con los otros.

3.-Evangelio:      

    *San Marcos nos presenta el segundo anuncio de la pasión. El primero fue el del domingo pasado sobre la necesidad de tomar “la cruz” y seguir a Cristo. Este segundo se halla en estrecha relación con la vida fraterna y la resurrección.                                                                                            

 *Jesús es el justo perseguido porque sus criterios y valores son contrarios a los que defienden el “desorden establecido”.                                                                                                           

*Jesús da respuesta a una pregunta y a una discusión permanente: ¿Quién es el más importante?     

 -El que quiera ser el primero, que sea vuestro servidor. Servir con generosidad y sin interés.                                 

 -Sólo podemos servir a Dios, sirviendo al hermano.            

   -Sólo la humildad y el espíritu de servicio es lo que debe distinguir al cristiano.                                                                                     

  -El que acoge a un niño, me acoge a mi.

 

FINAL:

 

1.-Oremos con insistencia al Espíritu Santo que nos ayude a ser justos como proclama la primera lectura.

2.-Supliquemos que nuestra vida se cimente en la verdadera  sabiduría que viene de Dios, capaz de hacer posible la paz al transformar nuestro corazón, como nos ha recordado la segunda lectura.

3.-Que la Virgen María,. Modelo y ejemplo de auténtica discípula, nos enseñe a tener como criterio servir a los demás y tener un corazón sencillo.