XXII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO B.

XXII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO B.

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

 “Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”, dice el Señor.  Cada vez que nos reunimos los cristianos, él está entre nosotros. Y nosotros, sin verlo, estamos convencidos de su presencia. Y compartimos esa alegría con todos los hermanos y hermanas que nos encontramos en esta iglesia.

Ahora vamos a celebrar la Eucaristía. La presencia de Jesús se hará aún más fuerte, en la Palabra que escucharemos, y en el pan y el vino que recibiremos como alimento de vida eterna.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA : (Dt 4, 1-2.6-8)    

    El libro del Deuteronomio expresa la meditación de los creyentes sobre el significado del Exodo, de la Alianza y de la Ley, a la luz de los trágicos acontecimientos de los siglos posteriores.

    El texto que escucharemos es una defensa de la Ley, entendida como una exigencia del corazón.

 

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( Sant 1, 17-18.21b-22.27):

       Santiago insiste en las consecuencias concretas de la Palabra de Dios. Esta exige la rectitud moral y la ayuda a los oprimidos de este mundo.

 

MONICIÓN AL EVANGELIO (Mc 7,1-8a.14-15.21-23):

        Jesús reprocha a los fariseos y escribas que pongan como absolutos preceptos puramente humanos y pasen por alto las exigencias morales esenciales.

 

PETICIONES:

1.- Para que la Iglesia seamos fieles a la misión,  recibida de Jesucristo,  ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Para que las personas no cerremos el corazón a los pobres y humildes de la tierra. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2.- Por nuestros gobernantes y por los de todas las naciones del mundo para que actúen con justicia y honradez y fomenten la educación y formación del pueblo.. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3.- Para que los cristianos ejerzamos una Religión auténtica, amando a Dios con todo el corazón y al prójimo como a nosotros mismos. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5.- Para que tengamos un corazón compasivo y compartamos con los más necesitados. ROGUEMOS AL SEÑOR.

6.- Para que el Señor nos conceda a cada uno de nosotros aquello que más necesitamos y nos conviene, en especial el agua. ROGUEMOS AL SEÑOR.

7.-Para que aprendamos a amarnos, corrigiéndonos fraternalmente, y así cumplamos la ley nueva de Cristo. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

OFRENDAS:

“Señor, con el pan y el vino te presentamos nuestra vida.  Haz de nosotros un instrumento de tu paz. Donde hay odio, que yo ponga amor.  Donde haya ofensas, que yo ponga perdón. Donde haya discordia, que yo ponga verdad. Donde haya duda, que yo ponga fe. Donde haya desesperanza, que yo ponga esperanza.   Donde haya tinieblas, que yo ponga luz. Donde haya tristeza, que yo ponga alegría”.

 

MEDITACIÓN: (Madre Teresa de Calcuta)

 1.-La vida es una oportunidad, aprovéchala.

2.- La vida es una belleza, admírala.

3.- La vida es un sueño, hazlo realidad.

4.- La vida es un reto, afróntalo.

5.- La vida es un deber, cúmplelo.

6.- La vida es un juego, juégalo.

7.- La vida es preciosa, cuídala.

8.- La vida es riqueza, consérvala.

9.- La vida es amor, gózala.

10.- La vida es un misterio, desvélalo.

11.- La vida es tristeza, supérala.

12.- La vida es himno, cántalo

 13.- La vida es combate, acéptalo.

14.- La vida es tragedia, domínala.

15.- La vida es una aventura, arrástrala.

16.- La vida es felicidad, merécela.

17.- La vida es vida, defiéndela.

Pautas de la Homilía.

 

INICIO.:

*-Hemos sido convocados en el Señor: Como “piedras vivas” para celebrar la Eucaristía.

*Todos somos piedras vivas por medio del Bautismo y templos del Espíritu Santo

y somos invitados para celebrar la Eucaristía, la presencia viva de Cristo en medio de su Iglesia.

*Retomamos la lectura del evangelio de san Marcos tras haber meditado en estos últimos domingos el discurso del pan de vida del Evangelio de san Juan.

DESARROLLO:

1.-El propósito del libro del Deuteronomio es recordar a los contemporáneos la historia de la elección y de la alianza que le une a Dios:

*La fidelidad a la Alianza es prenda de vida.

*La infidelidad en la que viven es prenda de muerte.

2.-La Ley no es un simple código formal, sino que la ley traduce la libertad a la que Dios ha llamado a su pueblo.

3.-Santiago recuerda la vocación del cristiano, llamado a renovar su vida después de haber descubierto al verdadero Dios:

*Por medio de la Palabra, Dios Padre engendró a los cristianos no sólo en el acto creador, sino en el momento del renacimiento del Bautismo.

*Insiste en las consecuencias prácticas de la Palabra: la rectitud moral y la ayuda a los necesitados…Signos de la auténtica religión,

4.-Para muchos reducen el cristianismo en un conjunto de prohibiciones que limitan la libertad; un conjunto de prácticas religiosas, leyes morales, disciplinas y mandamientos….Y olvidan que es una opción personal y un camino de fe.

*El capítulo 7 de San Marcos trata de las costumbres judías y  recoge una enseñanza de gran importancia en la predicación de Jesús:

*Los fariseos y escribas le acusan de que sus discípulos comen con “manos impuras”… Pero Jesús denuncia su actitud, y les recrimina que “honran a Dios con los labios y no con el corazón”, como hacía el profeta Isaías….Les denuncia que hacen las cosas para cumplir y parecer buenos…

*”Lavarse las manos” es limpiar las huellas del contacto con el mundo exterior.

*Para Cristo, la impureza no es una cualidad de las cosas…la impureza está en el corazón y no en un código de normas.

*Todas las cosas creadas son buenas, según el proyecto del Creador. Lo que puede contaminar al hombre, haciéndole incapaz de vivir la relación con Dios, es u pecado, que radica en el corazón..

*El corazón del hombre es el centro vital y el centro de las decisiones de la persona humana, del que depende la bondad o la maldad de las acciones, palabras y decisiones.

 FINAL:

*Supliquemos al Señor que nos ayude a vivir la auténtica religión: ayudar a los más necesitados y no vivir con el “espíritu del mundo”

*Recordemos que hemos sido  llamados a purificar el corazón, iluminando la conciencia e intentando que manifestemos con nuestra vida el mandamiento de Dios, el amor. 

*Miremos a la Virgen que nos enseñe a decir Si.