XX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.  CICLO B.

XX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.  CICLO B.

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

 En la Eucaristía todo deriva de un amor extremo. Todo desciende de una voluntad de don ilimitada y desarrolla un papel esencial en el crecimiento de la comunidad cristiana

            No olvidemos nunca que  al que se abre con fe a la Palabra de Jesús, al que toma confiadamente el pan que nos ofrece como su Cuerpo, se le desvelará la vida verdadera.

 

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA : (Prov 9,1-6)    

La Sabiduría invita a un banquete en su casa de siete columnas, símbolo de la perfección. También Jesús, la verdadera Sabiduría, un día invitará al banquete de Dios y se ofrecerá a sí mismo como alimento.

 

 MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( Ef 5, 15-20):

              San Pablo señala la ruptura entre un universo que califica de “carnal” y un universo espiritual en el que toda la existencia se convierte en alegría y en verdadero homenaje al Dios verdadero.

 

MONICIÓN AL EVANGELIO (Jn 6,51-59:

        En este fragmento concluye el “discurso del pan de vida” que hemos ido leyendo en estos domingos. .. Jesús es el pan de vida que se hace don por amor.

 

  PETICIONES:

 

1.-Por el Papa Francisco y por sus intenciones. Roguemos al Señor.

2.-Para que la paz y la justicia se hagan realidad en nuestro mundo. Roguemos al Señor.

3.-Por todas las familias, especialmente aquellas que experimentan el drama de la separación. Roguemos al Señor.

4.-Para que nuestra Parroquia crezcamos en el testimonio auténtico, en la oración, en la caridad y en el compromiso. Roguemos al Señor.

5.-Para que los padres no renuncien a su misión de ser los “primeros educadores de la fe” Roguemos al Señor.

6.-Por todos aquellos que van y vienen de viaje, para que lleguen felizmente a su término y no sean perjuicio para nadie. ROGUEMOS AL SEÑOR.

7.-Por los jóvenes, para que se reconcilien con Jesucristo y sean una luz en la sociedad. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

OFRENDAS:

Señor, con el pan y el vino queremos ofrecerte nuestra vida y decirte: a quienes somos cobardes, danos tu valentía; a quienes somos hipócritas, danos tu sinceridad de vida; a quienes somos egoístas y envidiosos, danos tu entrega; a quienes somos insensibles, danos tu vivencia sobre tu Padre. SEÑOR, HAZNOS OFRENDAS DE AMOR Y DE CONVERSIÓN

 

       MEDITACIÓN

 

1.-Sólo Dios da la vida, pero tú has de transmitirla y respetarla.

2.-Sólo Dios puede dar la fe, pero tú puedes dar tu testimonio.

3.-Sólo Dios puede dar la esperanza, pero tú puedes devolverla a los demás.

4.-Sólo Dios puede el amor, pero tú puedes amar a tus hermanos.

5.-Sólo Dios puede dar la paz, pero tú puedes sembrarla alrededor.

6.-Sólo Dios puede dar la fuerza, pero tú puedes animar también.

7.-Sólo Dios es el camino, pero tú puedes enseñárselo a otros.

8.-Sólo Dios es la luz, pero tú puedes hacer que brille para todos.

9.-Sólo Dios puede hacer lo imposible, pero tú puedes hacer lo posible.

10.-Sólo Dios se basta a sí mismo, pero prefiere contar contigo.

Pautas de la Homilía.

 

INICIO.:

1.-Somos convocados para celebrar la Eucaristía, un don para el mundo. 

*Cristo mismo se nos hace presente de muchas maneras: en la comunidad que se reúne en su nombre, en la proclamación de la Palabra y en la Consagración Eucarística.

2.-Somos la Iglesia redimida y salvada en el Sacrificio de Cristo.

DESARROLLO:

1.-En el capítulo 9 del libro de los Proverbios aparecen dos personajes femeninos, que reflejan dos maneras de vivir: a)la Sabiduría y   b) la necedad.

*Con la imagen del banquete, la Sabiduría envía a sus criadas para que inviten a comensales, inexpertos y carentes de sabiduría, y participen en su rica mesa.

*En el Nuevo Testamento, la Sabiduría, el Hijo Eterno de Dios, se ofrece en un nuevo Sacrificio:

-Cristo es el Pan de vida que se ofrece por nosotros y nos invita a su convite.

2.-Pablo señala la ruptura entre un universo que califica de “carnal” y un universo “espiritual” en el que toda la existencia se convierte en una danza de alegría y en un verdadero homenaje al Dios verdadero.

*En el lenguaje de Pablo, lo carnal designa la orientación de la vida humana, opuesta a lo que propone Dios.

*Nos invita a estar alertas y tomar conciencia de lo fugaz de la vida.

*Para esta actitud de alerta, es necesario orar de continuo, velar sin descanso… El enemigo no descansa (es como un león hambriento que busca a quien devorar)

*Nos llama a saber aprovechar las ocasiones que la vida nos brinda: el Kairós (incluye el contenido del tiempo, la situación que crea y las posibilidades que ofrece);  oportunidades para crecer y para descubrir la presencia de Dios.

3.-Jesús es el pan vivo que ha bajado del cielo.

*Este fragmento concluye “el discurso del pan de vida” del evangelio de san Juan.

*El texto pretende hacer sitio a la persona de Jesús en su dimensión eucarística.

*Jesús es el pan de vida no sólo por lo que hace, sino especialmente en el sacramento de la Eucaristía, lugar de unidad del creyente con Cristo.

*En cada Eucaristía Jesús se nos da de forma sacramental, real y mística: Cristo es el Pan de vida

*Jesús es el Pan, bien como Palabra de Dios o como víctima sacrificial, que se hace don por amor al hombre.

*Jesús insiste y anuncia los frutos extraordinarios que obtendrán los que participen en el banquete eucarístico: quien permanece en Cristo y participa en su misterio pascual permanece en él con una unión íntima y duradera.

*El discípulo de Jesús recibe como don la vida en Cristo, que supera todas las expectativas humanas porque es resurrección e inmortalidad.

 FINAL:

1.-Supliquemos la sabiduría para  arrinconar la necedad  de nuestra vida.

2.-Pidamos al Espíritu Santo una verdadera actitud de alerta y una orientación “espiritual” nuestra vida.

3.-Anhelemos en esta Eucaristía a Jesucristo, que de forma real, sacramental y mística se nos da como el verdadero Pan de vida.

4.-Miremos a la Virgen María que nos enseñe cómo tener sentimientos de verdadero discípulo.