SOLEMNIDAD CORPUS CHRISTI.  CICLO B.

SOLEMNIDAD CORPUS CHRISTI.  CICLO B.

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

 

La fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo está puesta por la Iglesia para honrar la presencia real de Jesucristo en la eucaristía. Y nos viene a la mente de todos nosotros el mandato del Señor en la última cena: “Haced esto en conmemoración mía”

Hoy también es el DÍA DE LA CARIDAD. Para Cáritas es una gran fiesta, porque juntos celebramos el Amor de Dios que se entrega por nosotros. Una jornada de particular significación para todos, y de manera especial para los más desfavorecidos y para los más pobres.

El lema de Cáritas de este año nos invita a salir al encuentro de los mayores y niños que sufren un mayor riesgo de exclusión. Salgamos a su encuentro porque “Aprender del pasado ayudará a compartir el futuro.

         Os invito a celebrar esta eucaristía en el día en que se nos invita a contemplar este gran don de amor que Jesús nos dejó, antes de su muerte, aquel Jueves Santo en el cenáculo.

 

ACTO PENITENCIAL:

1.- Jesús, tú te has quedado con nosotros en el convite de la eucaristía. A veces nosotros estamos desganados y no acudimos pronto a tu mesa. SEÑOR, TEN PIEDAD.

2.- Jesús, la eucaristía es el memorial de tu pasión y de tu muerte. A veces nosotros no vivimos con profundidad lo que significa tu muerte en la cruz para salvarnos. CRISTO, TEN PIEDAD.

3.- Jesús, tú te has quedado en la eucaristía para llenar de gracia nuestros corazones y prepararnos a la gloria futura. Por las veces que no hemos apreciado suficientemente tu gran amor. SEÑOR, TEN PIEDAD.

 

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA : (Ex 24,3-8):

         Israel renovaba cada año la alianza, que Dios había hecho con el pueblo. El rito de la sangre, que es la vida, unía el altar, signo de Dios, y las doce piedras, representación del pueblo. Era la sangre de la alianza del Señor. Escuchad el libro del Exodo.  

 MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA ( Heb 9,11-15):

         Algunos cristianos habían quedado fascinados por el esplendor del culto judío, esplendor que ya no encuentran en las celebraciones cristianas. El autor se esfuerza por demostrar que Cristo viene a realizar la realidad profunda de aquello que el culto judío sólo esbozaba. El verdadero don de la sangre que permite al hombre participar en la vida misma de Dios, es el que ha cumplido Cristo muriendo en la cruz.

MONICIÓN AL EVANGELIO (Mc 14,12-26)

          Jesús ha hecho con nosotros una nueva alianza. La sangre de esa alianza no es la de animales ni víctimas. Es la sangre del hijo de Dios, derramada en la cruz. Escuchad el relato de San Marcos.

 

PETICIONES:

1.-Por la Iglesia, signo de esperanza, para que reparta el Pan de la Vida y el Pan de la Palabra, de manera que pueda llegar a todos. Oremos. POR CRISTO, PAN DE VIDA, ESCÚCHANOS SEÑOR.

 2.-Por las Organizaciones Internacionales y los responsables gubernamentales, para que se empeñen decididamente en la lucha contra la pobreza. Oremos. POR CRISTO, PAN DE VIDA, ESCÚCHANOS SEÑOR.

3.-Por todos los que sufren, los pobres y exluidos de la sociedad, de manera especial las personas mayores y los niños que sufren la pobreza, para que encuentren siempre acogida y ayuda fraterna. Oremos. POR CRISTO, PAN DE VIDA, ESCÚCHANOS SEÑOR.

4.-Por todos los hambrientos de pan y de justicia, para que sean saciados y consolados en la esperanza. Oremos. POR CRISTO, PAN DE VIDA, ESCÚCHANOS SEÑOR.

5.- Por los jóvenes que buscan trabajo y no lo encuentran, y por los que tienen que trabajar en condiciones precarias y poco dignas. Oremos. POR CRISTO, PAN DE VIDA, ESCÚCHANOS SEÑOR.

6.-Por todos los voluntarios y voluntarias de Cáritas, para que reconozcan en los pobres y en todos los necesitados el rostro dolorido de Jesucristo. Oremos. POR CRISTO, PAN DE VIDA, ESCÚCHANOS SEÑOR.

7.- Por nosotros, para que, alimentados de Cristo, crezcamos en amor y en generosidad, compartiendo nuestro tiempo y nuestros bienes con los más pobres y necesitados, como signo de la esperanza que Cristo nos regala. Oremos. POR CRISTO, PAN DE VIDA, ESCÚCHANOS SEÑOR.

 

OFRENDAS:

  Junto al Pan y el Vino, ofrecemos al Señor, hoy, nuestra aportación económica en la colecta que se destina a Cáritas, en favor de los más necesitados. Seamos generosos con nuestro compartir para ayudar a las personas que sufren la carencia de bienes necesarios para vivir.

 

PADRE NUESTRO:

     He llamado a tu puerta, Señor, y queremos decirte PADRE NUESTRO. Padre Nuestro, Padre de Jesús, tu enviado; Padre de todos los hombres. Padre de los que ignoran; Padre de los que te combaten; Padre de todos los hombres, desde la aurora de los tiempos hasta su terminación. QUEREMOS DECIRTE CON JESÚS LA ORACIÓN QUE NOS ENSEÑÓ.

 

MONICIÓN DE DESPEDIDA:

Esta Eucaristía debe ser un compromiso de examinarnos en el amor, ya que no podemos entrar en comunión con Cristo, si antes no entramos en verdadera comunión con nuestros hermanos. Salgamos dispuestos a ayudar al pobre y al que sufre ofreciéndoles razones y signo de esperanza.

 

Pautas de la Homilía.

INICIO:

1.- Celebramos hoy el domingo del Corpus Christi, la fiesta de la presencia real de Jesús en la Eucaristía y en sagrario.

2.-Cada Eucaristía es una prolongación de la entrega de Cristo por cada uno de nosotros, una prolongación del Misterio de la Encarnación.

3.-Cada Eucaristía hay que enmarcarla en el dinamismo del amor de Dios, o como dicen los místicos: Cada Eucaristía es una locura de amor.

4.-La Eucaristía es el cúlmen de la vida cristiana.

DESARROLLO:

 1.-La Pascua judía, que hemos escuchado en la primera lectura adquiere un sentido pleno y definitivo en el sacrificio de Cristo.

*La Pascua judía tiene su fuerza en la alianza y pacto que Dios ha hecho con su Pueblo, y tenemos que poner el acento en la comunión y en la unidad de todos.

2.-La carta a los Hebreos nos recuerda que Cristo se ha entregado por nosotros hasta derramar su sangre como sacrificio de expiación por nosotros.

3.-El Evangelio de San Marcos vincula la fiesta pascual, donde se sacrifico el cordero, con el único sacrificio de Cristo:

*Jesucristo es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

*La Eucaristía no es simplemente un recuerdo de un acontecimiento que aconteció hace mucho tiempo en una noche del Jueves Santo. La Eucaristía es memorial que renueva permanentemente, en claves de amor, la entrega sacrificial del mismo Cristo.

*En el año 304, un grupo de cristianos de Cartago, antes de ser martirizados, ante la exigencia del procónsul para que abandonaran la Eucaristía, contestaron: “Sin la Eucaristía no podemos vivir”

*La Eucaristía es exigencia de comunión con los hermanos, especialmente con los que sufren. Por esta misma razón, hoy es el día de la Caridad.

*El lema de  esta año es “Construyamos un presente común. Nadie sin futuro”.

*Cáritas nos invita a los que venimos a la Eucaristía a tres exigencias, que son esenciales: servir a los demás frente a la exclusión social y situaciones de soledad, compartir nuestros bienes y nuestras cualidades para potenciar la comunión, e integrar a los otros rompiendo los muros que dificultan la integración.

*Para celebrar de manera consciente, piadosa y activa la Eucaristía necesitamos tener los sentimientos del mismo Cristo.

FINAL:  

1.-Pidamos a Dios que nos ayude a revitalizar la Eucaristía en nuestro vida cristiana, reconociendo que ella es el cúlmen y fuente de nuestra fe.

2.-Reconocazmos que todos los ministerios y obras de apostolado, las actividades de Cáritas y toda la vida de la Iglesia, brotan de ella y tienden a ella como a su fin. 

3.-Aprendamos a vivir la íntima unión de María con su Hijo, sabiendo que Ella fue el primer sagrario y nos invita a contemplar a Dios en el misterio Eucarístico y en el rostro del Necesitado.