DOMINGO DE LA OCTAVA DE PASCUA. SAGRADA FAMILIA. NAVIDAD. CICLO B

DOMINGO DE LA OCTAVA DE PASCUA. SAGRADA FAMILIA. NAVIDAD. CICLO B

 

MONICIÓN DE ENTRADA. 

       Todos nosotros formamos parte de una familia, a la que queremos. En ella hemos nacido, vivido y nos sentimos felices.

                Hoy es la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret, formada por María, José y el niño Jesús. Ellos son la primera familia cristiana. Y nosotros vamos a dar gracias a Dios por esa familia, que es ejemplo y el modelo de todas las familias. Con estos sentimientos vamos a celebrar la Eucaristía.

 SALUDO DEL SACERDOTE: 

                Una realidad gozosa flota en el ambiente de la Navidad: Dios viene como luz de las naciones, para iluminar las tinieblas en que vivimos sumergidos los hombres que somos víctimas de la codicia y de las ambiciones mezquinas. La luz de Dios aparecida en Belén esté con todos vosotros.

 MONICIÓN AL GLORIA.  

      Como un homenaje de la familia cristiana a Jesús que, naciendo de una familia, nos ha enseñado a amar y respetar a nuestra familia, glorificamos a Dios como los ángeles en la noche de Navidad.

Monición a la primera lectura (Eclo 1,20-22.24-28):

            En la primera lectura vamos a leer un texto del Libro del Eclesiástico. El autor sabio del Antiguo Testamento nos da enseñanzas firmes para que nuestras familias funcionen en el amor y en la esperanza.

Monición a la segunda lectura (Col 3,12-21):

                San Pablo nos dice en la segunda lectura, sacada de la Carta a los Colosenses, marcándonos el esquema de vida que hará todo esto realidad: “que vuestra vida la presida la misericordia, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión, el perdón… y así la paz de Dios habitará en vuestros corazones.

Monición al evangelio (Lc 2,22-40):

                El Evangelio nos presenta la purificación de María y la presentación del Niño Jesús en el Templo. Allí dos ancianos, Siméon y Ana, reconocen en el niño que es presentado al Esperado y al Salvador.        

 

 

PETICIONES:

1.-Para que los responsables del gobierno de las naciones se esfuercen por unir a los pueblos por medio del diálogo y la ayuda mutua, en camino hacia la fraternidad universal. Roguemos al Señor.

2.-Para que todos los hombres se respeten y se sienten hermanos. Roguemos al Señor.

3.-Para que la Santa Iglesia, consagrada por el Espíritu Santo, crezca en la unidad y sirva a la reconciliación de los pueblos, en camino hacia la familia universal. Roguemos al Señor.

4.-Para que los esposos sean fieles a sus promesas y conserven el amor primero. Roguemos al Señor.

5.-Para que los padres no desfallezcan en la difícil misión de educar a sus hijos. Roguemos al Señor.

6.-Para que las instituciones del Estado defiendan y ayuden a las familias. Roguemos al Señor.

8.-Para que todos nosotros sepamos agradecer lo que hemos recibido  de nuestras familias y trabajemos por el crecimiento de la fraternidad. Roguemos al Señor.

 

        MONICIÓN A LAS OFRENDAS: 

Venimos a ofrecerte, Señor, nuestras ofrendas y te suplicamos, por intercesión de la Virgen, Madre de Dios, y de san José, que edifiquemos nuestros hogares sobre al base firme de la paz verdadera y nos ayudes a crecer siempre en santidad.

 

PADRE NUESTRO:

              Jesús, nacido de una familia, ha hecho de todos los hombres una gran familia de hermanos, en la que Dios es el Padre de todos. Unidos como hermanos, invoquemos al Padre con la oración que el Señor Jesús nos enseñó…

 

 

   MEDITACIÓN

Sagrada Familia de Nazaret:
enséñanos el recogimiento, la interioridad;
danos la disposición de escuchar las buenas inspiraciones
y las palabras de los verdaderos maestros.

Enséñanos la necesidad del trabajo, del estudio,
de la vida interior personal,
de la oración, que sólo Dios ve en lo secreto.

Enséñanos lo que es la familia,
su comunión de amor,
su belleza simple y austera,
su carácter sagrado e inviolable.

Amén.

 

Pautas de la Homilía.

INICIO.  

1.-Este domingo posterior a la Navidad, y dentro de la octava navideña, lo dedicamos a la Sagrada Familia.

2.-Se nos invita a contemplar a la Sagrada Familia para contemplar la humanidad de Cristo y contemplar el alcance de la Encarnación del Hijo de Dios, en todo semejante a nosotros menos en el pecado.

DESARROLLO:   

1.-La primera lectura del libro del Eclesiástico es siempre la misma en este domingo:

*Hacia el siglo II antes de Cristo, Ben Sirac, un sabio judío, nos habla de la armonía familiar.

*está marcado por la cultura ambiental y tiene una imagen de la familia tradicional: el padre es un absoluto y los hijos son su prolongación.

*La conducta de un hijo se mide, ante todo, por el respeto que profesa a sus padre ancianos.

Esta conducta será garantía de una vida feliz.

2.-La segunda lectura es un fragmento de la Carta de San Pablo a los Colosenses:

*La visión que Pablo tiene de la familia está influenciada por la enseñanza de Jesús sobre la “nueva familia”, es decir, sobre los que comparten la misma fe.

*A partir del lazo del amor que une entre sí a los creyentes, Pablo describe lo que debe ser la familia cristiana.

*La autoridad de los padres es una autoridad de servicio.

*Jóvenes y adultos, todos están inmersos en la misma corriente de gracia misericordiosa que renueva todas las relaciones humanas.

3.-El evangelio de San Lucas nos presenta la purificación de María y la presentación del Niño Jesús en el Templo. Allí dos ancianos, Siméon y Ana, reconocen en el niño que es presentado al Esperado y al Salvador.

  FINAL: 

1.-Pidamos a Dios por todas las familias, especialmente las más necesitadas.

2.-Miremos a la Sagrada Familia y crezcamos como miembros de nuestras familias en claves de amor y de respeto.

3.-Supliquemos a los padres una autoridad de servicio.

4.-Que esta Eucaristía nos haga crecer como la familia de Jesús, aumentando nuestras relaciones fraternas de unos y otros.