XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO A.

XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO A.

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

Bienvenidos a la Eucaristía donde somos convocados por el Señor.

¡Busquemos con sinceridad a Dios y aceptemos su plan de salvación para cada persona y para el mundo! ¡Abrámonos a la acción del Espíritu Santo para que en esta Eucaristía podamos experimentar el amor de un Dios clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad”.

¡Abramos el corazón de par en par para que aceptemos las palabras de Jesucristo que se nos comunica en cada Eucaristía que celebramos en su nombre!

ACTO PENITENCIAL

1.- Conviértenos a ti, Señor ten piedad.

2.-Muéstranos tu salvación. Cristo, ten piedad.

3.-Reúnenos contigo. Señor, ten piedad.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA (1 Re 3, 5.7-12)

El rey Salomón parecía ser, al principio de su reinado, el auténtico representante de la tradición espiritual de su pueblo, nacido de la liberación de Egipto.

El rey pide a Dios la sabiduría en vez de la riqueza.

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA (Rom 8,28-30):

San Pablo recuerda a los cristianos que han sido colocados por Dios mismo en el camino. Y los invita a la esperanza sabiendo que se vislumbra un futuro glorioso desde Jesucristo.

Cada uno de los cristianos estamos llamados a reproducir la imagen de Jesucristo, el Hijo amado del Padre.

MONICIÓN AL EVANGELIO (Mt 13, 44-52):

Jesús comunica el mensaje del Reino de Dios por medio de parábolas. Ellas traducen con profundidad la realidades de la Nueva Alianza.

Jesús nos invita a una opción decidida y comprometida por el Reino de Dios, por la vida misma desde claves de seguimiento y fidelidad.

PETICIONES:

1. Para que la Iglesia sea luz de amor y esperanza para los hombres. ROGUEMOS AL SEÑOR.

2. Para que surjan jóvenes dispuestos a seguir a Jesucristo. ROGUEMOS AL SEÑOR.

3. Para que la fuerza del Evangelio llegue a todos los rincones de la tierra y ayude a construir un mundo de paz, justicia, fraternidad. ROGUEMOS AL SEÑOR.

4. Para que los que sufren encuentren ánimo y ayuda para superar su situación. ROGUEMOS AL SEÑOR.

5. Para que todos avancemos en el camino de la conversión y podamos renovar con alegría nuestro Bautismo. ROGUEMOS AL SEÑOR.

6.-Para que, a imitación de la Virgen María, tengamos una actitud de fe en la vida con disponibilidad y servicio. ROGUEMOS AL SEÑOR.

7.-Para que el Señor nos conceda aquello que más necesitamos y nos conviene. ROGUEMOS AL SEÑOR.

MONICIÓN A LAS OFRENDAS:

Recibe, Señor, el pan y el vino juntamente con nuestra situación de búsqueda, nuestra indulgencia de respuesta, nuestra cortedad de explicación. Que ellos, pronto signo de tu presencia entre nosotros, nos aporten luz para nuestras opciones y sean motivos de salvación.

MONICIÓN AL PADRE NUESTRO:

Queremos unirnos a Jesús y decirte con el PADRE NUESTRO algo más que unas palabras bonitas, Padre. Queremos decirte que nuestro corazón está contigo, Padre. Que nuestros pensamientos son para Ti. Queremos decirte en este momento que nos hagas una familia en la fe, que con nuestro ejemplo y nuestra palabra sienta el gozo de llamarnos PADRE. Como Abrahán, haznos levantarnos y echar a andar. Como María, haznos sentir la alegría gozosa de una vida hecha alabanza y proyecto de salvación. Sólo Tú eres Dios.

Sólo Tú liberas. Sólo Tú eres fiel. Sólo Tú eres esperanza. Sólo Tú eres amor… Sí, Padre, con el Padre Nuestro, queremos decirte algo más que unas bonitas palabras.

 

INVITACIÓN A COMULGAR:

Jesús dice: “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante, porque sin mí no podéis hacer nada”. Venid. El Señor nos llama a su convite. En la comunión nos unimos con él para dar fruto abundante.

MEDITACIÓN:

1.- La vida sin amor no vale nada;

La justicia sin amor te hace duro.

+La inteligencia sin amor te hace hipócrita;

la fe sin amor te hace fanático.

2.- Sed bondadosos, generosos, comprensivos.

+Que todos los que se acerquen a vosotros sean mejores y más felices.

3.-Sed la expresión viva de la bondad de Dios, bondad en la cara, bondad en los ojos, bondad en la sonrisa, bondad en vuestro saludo, cordial y afectuoso.