JUEVES SANTO.  CICLO A

JUEVES SANTO.  CICLO A

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA:  

 

           Entramos hoy en la celebración de los días santos de la muerte y resurrección del Señor, de su entrega por amor hasta el fin. Estamos aquí, como los discípulos en el cenáculo, reunidos en torno a Jesús, contemplando conmovidos el momento supremo en que nos deja su pan y su vino para que sean, para siempre, signo y presencia entre nosotros de su entrega;  el momento en que nos deja, como testamento, su gran mandamiento: ¡amaos como yo os he amado!

    El Jueves Santo es también el Día del Amor Fraterno, día en que con más intensidad y fuerza se proclama la grandeza de una vida enteramente dedicado a los demás en servicio y donación.

 

*PROCESIÓN SOLEMNE: Entrada por la puerta grande: cruz, ciriales, sacerdote, monaguillos, los doce apóstoles.

*CANTO DE ENTRADA:

 

*ACTO PENITENCIAL:

   1.-Porque no hemos sabido reconocer y valorar al hermano. Señor, ten piedad.

  2.-Porque no hemos sabido ayudar y servir al hermano. Cristo, ten piedad.

   3.-Porque no hemos sabido vivir la comunión con los hermanos y amarles como Cristo nos amó. Señor, ten piedad.

  *GLORIA: canto y se tocan las campanas.

 

* MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA (Ex 12,1-8.11-14)

           La celebración de la Pascua sería para los hebreos un día memorable, una fiesta para siempre. Se detallaban los ritos, los alimentos, las palabras y oraciones de la Cena Pascual, siempre en relación con la liberación de Egipto, cuando fue el Paso del Señor. El propio Jesús celebró esta Cena antes de su Muerte, y en ella nos dejó su Eucaristía.

*SALMO: 115.

 *MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA (1 Cor 11,23-26)

         En este primer documento eucarístico que conservamos San Pablo nos explica por qué la Eucaristía es la nueva Pascua, porque “cada vez que comáis de este pan y bebáis de la copa, proclamáis la muerte del Señor hasta que vuelva”. Porque anunciamos y proclamamos su resurrección, el gran paso de Dios.

 

MONICIÓN AL EVANGELIO ( Jn 13,1-15)

          El lavatorio de Jesús a sus discípulos no  es una purificación ritual sino la expresión de su amor, un amor hecho servicio y la expresión más auténtica que resume las dimensiones del amor: amor humilde que lava los pies y atiende a las necesidades de los hermanos. El amor que une y funde en la unidad. El amor que se entrega hasta la muerte.

 

 *MONICION AL LAVATORIO DE LOS PIES:

           Lo que hemos escuchado en el evangelio, el gesto de servicio humilde que realizó Jesús, lo repetirá ahora quien preside nuestra celebración. Porque nuestro Maestro y Señor dijo: “si yo os he lavado los pies, también vosotros debéis hacerlo unos a otros”. Y pidamos todos, en la sinceridad de nuestro corazón, que el recuerdo de este gesto de Jesús, nos ayude a ser, cada vez más, servidores sencillos y humildes de nuestros hermanos.

 

PETICIONES: (RESPONDEMOS: HAZNOS TESTIGOS DE TU AMOR)

1.- Por las necesidades de los pueblos del Tercer Mundo, que sean respetados y ayudados para que vivan en dignidad.  Oremos.

2.- Por el Papa,  los obispos y sacerdotes, para que  experimenten el gozo de su vocación en la ofrenda de su vida a ejemplo de Jesús, el sumo sacerdote. Oremos.

3.- Por las necesidades de los pueblos que sufren la guerra y el terrorismo. Oremos.

4.- Por las necesidades de las familias, las que están en crisis o separadas, o tienen problemas de convivencia. Oremos.

5.- Por las necesidades de la Iglesia y todos los grupos cristianos, que renueven su fidelidad a Cristo y vivan en el Amor. Oremos.

6.- Por nosotros que asistimos a esta Celebración para que nos amemos unos a otros como Cristo nos ha amado. Oremos.

 

*OFRENDAS: Pan y vino, lavatorio, Biblia, Cartel de caritas.

 

1.-LAVATORIO : Te ofrecemos Señor, el lavatorio para que a imitación tuya, seamos entrega y servicio a los demás.

2.-BIBLIA: Te ofrecemos Señor la Biblia como símbolo de nuestra fe.

3.-CARTEL DE CÁRITAS. Te ofrecemos el cartel de caritas . Ayúdanos a ser instrumento de caridad en tus manos, sirviendo a los demás.

4- PAN Y VINO: Señor, con el pan y el vino te presentamos nuestra vida. Haz de nosotros un instrumento de tu paz. Haznos amar a los que viven lejos. Ayúdanos a confortar a los que viven en soledad y en la angustia. Ayúdanos a acercarnos a los que sufren. Haznos ofrendas de amor.

 

 

*MONICIÓN AL PADRE NUESTRO:

            Digo Padre y se disipan mis miedos.

          Queremos decirte con la oración del Padre nuestro que contra el frío del egoísmo nos des el fuego de la caridad, contra el frío de la codicia nos des el fuego de la generosidad, contra el frío de la indiferencia nos des el fuego de la solidaridad, contra el frío de la soledad nos des el fuego de la acogida, contra el frío de la duda nos des el fuego de la verdad, contra el frío del desencanto nos des el fuego de la ilusión, contra el frío del hombre nos des el fuego de amor…Sabemos que nos escuchas y que sabes muy bien lo que necesitamos; por eso nos atrevemos a decir:

 

* INVITACIÓN A COMULGAR:

      ¿Te das cuenta? Dios es tuyo. Cada vez que comulgas, el Señor se te da por completo.

     Acógelo con humildad, profundamente, porque la maravilla más grande se realiza en ti, en estos momentos…

 

*TRASLADO AL MONUMENTO:

           Hoy terminamos nuestra celebración con un acto de reconocimiento solemne a Jesús presente en la Eucaristía. La reserva para la comunión de mañana nos da ocasión para manifestarle nuestro agradecimiento, a él que se entrega por nosotros y nos da su Cuerpo y su Sangre para que tengamos vida. Adorémosle con toda nuestra fe.

 

 

*MONICION FINAL:  

          Jesús, el pan de vida, se queda presente en la comunidad cristiana. De él comulgaremos mañana. Hoy más que nunca agradecemos su don, adoramos su presencia sacramental entre nosotros.

          

 PAUTAS DE LA HOMILÍA

1.-INICIO.

El Jueves Santo posee tres grandes mensajes para los cristianos:  

  1. EL DÍA DEL AMOR FRATERNO.  
  2. EL DÍA DE LA INSTITUCIÓN DE LA EUCARISTÍA.  
  3. EL DÍA DE LA INSTITUCIÓN DEL ORDEN SACERDOTAL COMO MINISTERIO DE SERVICIO SOLIDARIO A LOS DEMÁS.  

2.-DESARROLLO.

 

1.-EL DÍA DEL AMOR FRATERNO:

*El memorial del amor de Cristo incluye el signo del lavatorio, que expresa la actitud servicial a los hermanos. Esta dimensión de servicio y entrega al otro, es un complemento obligado de toda eucaristía.

*Al comulgar en la Pasión y la resurrección de Cristo, comulgamos en las penas y esperanzas de los hermanos. *Nosotros somos también un pueblo de Dios, pero para servir a los demás. Por eso, cada vez que comulgamos nos obligamos a ayudar y servir a los demás.

*El lavatorio nos prepara a descubrir que sólo el que comulga con el hermano puede comulgar con Cristo. El que comulga con Cristo Sacramentado debe de comulgar con sus sentimientos y sus actitudes.

 

2.-EL DÍA DE LA INSTITUCIÓN DE LA EUCARISTÍA:

*La Pascua era la gran fiesta del pueblo hebreo, porque celebraba “el Paso del Señor”, cuando Dios se hizo presente en el pueblo de Israel, cuando lo liberó de la esclavitud, cuando lo hizo ser como pueblo, consiguiendo su libertad y su identidad, el Pueblo de Dios. (Ex 12,1-8;11-14).

*La celebración pascual que hizo Jesús con sus discípulos culmina la Pascua antigua y da origen a otra fiesta de liberación más radical y perfecta. Ahora el paso de Dios se realiza por medio de JESUCRISTO. Ya no se sacrifican corderos, porque el nuevo sacrificio verdadero es el de Jesucristo que cumplió la VOLUNTAD DE DIOS AMANDO PROFUNDAMENTE A LOS HOMBRES. (1 Cor 11,23-26)

*La Eucaristía es la acción de Cristo y de la Iglesia; es el sacrificio de Jesucristo actualizado en la Iglesia.

 

3.-EL DÍA DE LA INSTITUCIÓN DEL SACERDOCIO COMO MINISTERIO DE SERVICIO SOLIDARIO A LOS DEMÁS:

*A partir de Jesucristo se han destruido los viejos modelos de mediación con el Misterio profundo de la existencia (templos, sacerdotes, sacrificios…). El único mediador entre Dios y los hombres es Jesucristo, que ha cumplido fielmente la voluntad del Padre viviendo intensamente su relación y entrega a los demás.

*A partir de Jesucristo colaboramos para impulsar el Reino de Dios y su justicia en el seno de la comunidad cristiana al servicio de todos los hombres. Por el BAUTISMO participamos del ÚNICO SACERDOCIO DE CRISTO (sacerdocio común), y de esos cristianos, algunos de ellos se incorporan por el Sacramento del Orden a ser servidores de los demás desde una más estrecha vinculación con Jesucristo como CABEZA DE LA COMUNIDAD CRISTIANA.

3.-FINAL.

*Que esta Eucaristía en el Jueves Santo nos ayude a unirnos más a Jesucristo, muerto y resucitado.

*Que nuestra vida cristiana se renueve desde la autenticidad y el amor.