EL MISTERIO DE BELÉN EXPLICADO POR EL PAPA FRANCISCO.





 

 

EL MISTERIO DE BELÉN EXPLICADO POR EL PAPA FRANCISCO.

 
 
 
 
 El Papa Francisco ha publicado una Carta Apostólica que permite comprender, precisamente, el significado del Pesebre: “Admirabile signum”.
   Se trata de un documento catequético y pedagógico en el que se recurre a los nacimientos como formas de transmisión de la fe en generación en
generación.
      El Papa Francisco en este documento, señala que “es realmente un ejercicio de fantasía creativa, que utiliza los materiales más dispares para crear pequeñas obras maestras llenas de belleza.
Se aprende desde niños: cuando papá y mamá, junto a los abuelos, transmiten esta alegre tradición, que contiene en sí una rica espiritualidad popular.
Espero que esta práctica nunca se debilite; es más, confío en que, allí donde hubiera caído en desuso, sea descubierta de nuevo y revitalizada
«, (n.1; p.2).
 
 
El Papa Francisco nos invita a reconocer que el Belén es un Evangelio vivo:
«La representación del acontecimiento del nacimiento de Jesús equivale a anunciar el misterio de la encarnación del Hijo de Dios con sencillez y alegría. El belén, en efecto, es como un Evangelio vivo, que surge de las páginas de la Sagrada Escritura.
 La contemplación de la escena de la Navidad, nos invita a ponernos espiritualmente en camino, atraídos por la humildad de Aquel que se ha hecho hombre para encontrar a cada hombre. Y
descubrimos que Él nos ama hasta el punto de unirse a nosotros, para que 
también nosotros podamos unirnos a Él«, (n. 1; p. 1).
 
También nos sugiere que contemplando el Belén descubrimos el vínculo entre la
Encarnación del Hijo de Dios y la Eucaristía
:
El Hijo de Dios, viniendo a este mundo, encuentra sitio donde los animales van a comer. El heno se
convierte en el primer lecho para Aquel que se revelará como «el pan bajado del cielo» (Jn 6,41). Un simbolismo que ya san Agustín, junto con otros Padres, había captado cuando escribía: «Puesto en el pesebre, se convirtió en alimento para nosotros” (Serm. 189,4)», 
(n. 2; p. 2).
 
También señala que el Belén manifiesta la ternura de Dios:
    “¿Por qué el belén suscita tanto asombro y nos conmueve? En primer lugar, porque manifiesta la ternura de Dios. Él, el Creador del universo, se abaja a nuestra pequeñez. El don de la vida, siempre misterioso para nosotros, nos cautiva aún más viendo que Aquel que nació de María es la fuente y
protección de cada vida. En Jesús, el Padre nos ha dado un hermano que viene a buscarnos cuando estamos desorientados y perdemos el rumbo; un amigo fiel que siempre está cerca de nosotros; nos ha dado a su Hijo que nos perdona y nos levanta del pecado
«, (n. 3; p. 2).
 
El Papa Francisco nos indica que el Belén nos ayuda a sentir la invitación a tocar la pobreza que el Hijo de Dios eligió para sí mismo en su encarnación:
    “El pesebre es desde su origen franciscano una invitación a“sentir”, a “tocar” la pobreza que el Hijo de Dios eligió para sí mismo en su encarnación. Y así, es implícitamente una llamada a seguirlo en el camino de la humildad, de la pobreza, del despojo, que desde la gruta de Belén conduce hasta la Cruz. Es una llamada a encontrarlo y servirlo con misericordia en los hermanos y hermanas más necesitados (cf. Mt 25,31-46)«, (n. 3; p. 4).

 
 

EL PAPA FRANCISCO NOS EXPLICA EL BELÉN NAVIDEÑO:

1.-EL CIELO ESTRELLADO EN LA OSCURIDAD Y EL SILENCIO DE LA NOCHE:

        “Pensemos en cuántas veces la noche envuelve nuestras vidas. Pues bien, incluso en esos instantes, Dios no nos deja solos, sino que se hace presente para responder a las preguntas decisivas sobre el sentido de nuestra existencia: ¿Quién soy yo? ¿De dónde vengo? ¿Por qué nací en este momento? ¿Por qué amo? ¿Por qué sufro? ¿Por qué moriré? Para responder a estas preguntas,
Dios se hizo hombre. Su cercanía trae luz donde hay oscuridad e ilumina a cuantos atraviesan las tinieblas del sufrimiento (cf. Lc 1,79)

2.-LAS RUINAS DE CASAS Y PALACIOS ANTIGUOS:

      “Son sobre todo el signo visible de la humanidad caída, de todo lo que está en ruinas, que está corrompido y  deprimido. Este escenario dice que Jesús es la novedad en medio de un mundo
viejo, y que ha venido a sanar y reconstruir, a devolverle a nuestra vida y al mundo su esplendor original

3.-LAS MONTAÑAS Y LOS RIACHUELOS:

     Toda la creación participa en la fiesta de la venida del Mesías

4.-LAS OVEJAS Y LOS PASTORES:

     “Son los primeros testigos de lo esencial, es decir, de la salvación que se les ofrece. Son los más humildes y los más pobres quienes saben acoger el acontecimiento de la encarnación. A Dios que viene a nuestro encuentro en el Niño Jesús, los pastores responden poniéndose en camino hacia Él, para un encuentro de amor y de agradable asombro. Este encuentro entre Dios y sus hijos, gracias a Jesús, es el que da vida precisamente a nuestra religión y constituye su singular belleza, y resplandece de una manera particular en el pesebre”.

5.-LOS ÁNGELES Y LA ESTRELLA:

    “Son la señal de que también nosotros estamos llamados a ponernos en camino para llegar a la gruta y adorar al Señor”.

6.-LOS POBRES Y LOS SENCILLOS:

     “Los pobres son los privilegiados de este misterio y, a menudo, aquellos que son más capaces de
reconocer la presencia de Dios en medio de nosotros.
 Los pobres y los sencillos en el Nacimiento recuerdan que Dios se hace hombre para aquellos que más sienten la necesidad de su amor y piden su cercanía. Jesús, «manso y humilde de corazón» (Mt 11,29), nació pobre, llevó una vida sencilla
para enseñarnos a comprender lo esencial y a vivir de ello. Desde el belén emerge claramente el mensaje de que no podemos dejarnos engañar por la riqueza y por tantas propuestas efímeras de felicidad”

7.-EL PALACIO DE HERODES:

      “Está al fondo, cerrado, sordo al anuncio de alegría. Al nacer en el pesebre, Dios mismo inicia la única revolución verdadera que da esperanza y dignidad a los desheredados, a los marginados: la revolución del amor, la revolución de la ternura. Desde el belén, Jesús proclama, con manso poder, la llamada a compartir con los últimos el camino hacia un mundo más humano y fraterno, donde nadie sea excluido ni marginado”.

8.-EL HERRERO, EL PANADERO, LOS MÚSICOS, LAS MUJERES QUE LLEVAN JARRAS DE AGUA, LOS NIÑOS QUE JUEGAN:




 

 
Todos estos personajes representan la santidad cotidiana, la alegría de hacer de manera extraordinaria las cosas de todos los días, cuando Jesús comparte con nosotros su vida divina”.

9.-MARÍA:

Es una madre que contempla a su hijo y lo muestra a cuantos vienen a visitarlo. Su imagen hace pensar en el gran misterio que ha envuelto a esta joven cuando Dios ha llamado a la puerta de su corazón inmaculado. Ante el anuncio del ángel, que le pedía que fuera la madre de Dios, María respondió con obediencia plena y total. Sus palabras: «He aquí la esclava del Señor;
hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38), son para todos nosotros el testimonio del abandono en la fe a la voluntad de Dios. Con aquel “sí”, María se convertía en la madre del Hijo de Dios sin perder su virginidad, antes bien consagrándola gracias a Él. Vemos en ella a la Madre de Dios que no tiene a su Hijo sólo para sí misma, sino que pide a todos que obedezcan a su palabra y la pongan en práctica (cf. Jn 2,5)
”.

10.-JOSÉ:

     “En una actitud de protección del Niño y de su madre, está san José. Por lo general, se representa con el bastón en la mano y, a veces, también sosteniendo una lámpara. San José   juega un papel muy importante en la vida de Jesús y de María. Él es el custodio que nunca se cansa de proteger a su familia. Fue el primer educador de Jesús niño y adolescente.
    José llevaba en su corazón el gran misterio que envolvía a Jesús y a María su esposa, y como hombre justo confió siempre en la voluntad de Dios y la puso en práctica”.

11.-EL NIÑO JESÚS:

     “Dios se presenta así, en un niño, para ser recibido en nuestros brazos. En la debilidad y en la fragilidad esconde su poder que todo lo crea y transforma. Parece imposible, pero es así: en Jesús, Dios ha sido un niño y en esta condición ha querido revelar la grandeza de su amor, que se manifiesta en la sonrisa y en el tender sus manos hacia todos. El nacimiento de un niño suscita alegría y asombro, porque nos pone ante el gran misterio de la vida.
Viendo brillar los ojos de los jóvenes esposos ante su hijo recién nacido, entendemos los sentimientos de María y José que, mirando al niño Jesús, percibían la presencia de Dios en sus vidas”
.

12.-LOS REYES MAGOS Y LA ESTRELLA:


Observando la estrella, aquellos sabios y ricos señores de Oriente se habían puesto en camino hacia Belén para conocer a Jesús y ofrecerle dones: oro, incienso y mirra. También estos regalos tienen un significado alegórico: el oro honra la realeza de Jesús; el incienso su divinidad; la mirra su santa
humanidad que conocerá la muerte y la sepultura
”.
     “Contemplando esta escena en el belén, estamos llamados a reflexionar sobre la responsabilidad que cada cristiano tiene de ser evangelizador. Cada uno de nosotros se hace portador de la Buena Noticia con los que encuentra, testimoniando con acciones concretas de misericordia la alegría de haber encontrado a Jesús y su amor». 
     “Los Magos enseñan que se puede comenzar desde muy lejos para llegar a Cristo. Son hombres ricos, sabios extranjeros,sedientos de lo infinito, que parten para un largo y peligroso viaje que los
lleva hasta Belén (cf. Mt 2,1-12).
     Una gran alegría los invade ante el Niño Rey. No se dejan escandalizar por la pobreza del ambiente; no dudan en ponerse de rodillas y adorarlo.
     Ante Él comprenden que Dios, igual que regula con soberana sabiduría el curso de las estrellas, guía el curso de la historia, abajando a los poderosos y exaltando a los humildes. Y ciertamente, llegados a
su país, habrán contado este encuentro sorprendente con el Mesías, inaugurando el viaje del Evangelio entre las gentes”. 
 
 
 
 
  
UN REGALO ESPECIAL PARA TI EN NAVIDAD, 
ABRE ESTE VIDEO
 
  
 
 
VÍDEOS SOBRE LA NAVIDAD-TIEMPO MÁGICO 2019
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Descubre 100 CORREOS PARA ANA
 
 
 
 
 
 
 
 


                                               DESCUBRE  SEDUCIDOS POR EL CAMINO


 


 

                                                CONOCE LUCES EN LA NOCHE
 
 
 
                                                     El libro  LUCES EN LA NOCHE
 
 
 
                                                        CONOCE MIS LIBROS EN BUBOK

 

Canal de Francisco Baena Calvo.

CANAL DE FRANCISCO BAENA CALVO EN YOUTUBE

Me gustaría que te suscribieras a mi canal: 

 

marinave

Sacerdote diocesano. Nace en Luque (Córdoba) el 10 de Enero del año 1962. Estudió en el Seminario San Pelagio de Córdoba y el 6 de Julio del 1986 fue ordenado sacerdote por el Obispo de Córdoba, Don José Antonio Infantes Florido, en la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Luque. Actualmente es Párroco de la Parroquia de San Acisclo en Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.