La esencia del Cristianismo

Romano Guardini en su libro “La esencia del Cristianismo” afirma brillantemente: “El Cristianismo no es, en último término, ni una doctrina de la verdad ni una interpretación de la vida. Es eso también, pero nada de ello constituye su esencia nuclear. Su esencia está constituida por Jesús de Nazaret, por su existencia, su obra y su destino concreto, es decir, por una personalidad histórica”. Desde Jesucristo comprendemos, a la luz de toda su vida, que “Dios necesita de los hombres no para ser Dios sino para ser un Dios de hombres y mujeres” (Edward Shillebeeckx), y que es imposible gestar un credo razonable al margen de la historia del hombre, de su temporalidad, de sus angustias y esperanzas, anhelos y frustraciones, sueños y fatigas, proyectos y derrotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *