SACRAMENTO DEL BAUTISMO EN LA IGLESIA CATÓLICA

SACRAMENTO DEL BAUTISMO EN LA IGLESIA CATÓLICA

 

dsc_0019

 

“El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu (“vitae spiritualis ianua”) y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión (cf Concilio de Florencia: DS 1314; CIC, can 204,1; 849; CCEO 675,1): Baptismus est sacramentum regenerationis per aquam in verbo” (“El bautismo es el sacramento del nuevo nacimiento por el agua y la palabra”: Catecismo Romano 2,2,5)” (CIC 1213)

 

EFECTOS QUE PRODUCE EL BAUTISMO EN EL QUE SE BAUTIZA

1.-NOS HACE HIJOS DE DIOS

Dios nos busca para hacernos participar de su vida de una manera eficaz e inmerecida. Le puede llamar Padre con toda confianza, porque somos “hijos en el Hijo Jesucristo”.

2.– NOS HACE PARTÍCIPES DE CRISTO.

El Bautizo actualiza y realiza en nosotros el misterio de Cristo: nos sumerge en su muerte para morir al pecado, y nos hacer partícipes de su resurrección para comunicarnos su amor y su vida.

3.-NOS LIBERA DEL PECADO.

Ser Bautizado supone la liberación del pecado y del poder del mal, y conlleva vivir en conversión y renuncia del mal.

4.-NOS COMUNICA EL DON DEL ESPÍRITU.

“Ser bautizado en el agua y en el Espíritu” quiere decir participar de la vida de Dios, no en virtud del agua, sino por la fuerza del Espíritu, que es la vida de Dios en nosotros.

5.-NOS DA LA VIDA DE LA FE QUE NECESITA CRECER Y PERFECCIONARSE.

En todo sacramento intervienen: Dios (el don de la gracia del Padre, Hijo y Espíritu Santo); la Iglesia y el sujeto que acepta el don de Dios.

6.-NOS HACE MIEMBROS DE LA IGLESIA.

El creyente no se bautiza a sí mismo, sino que es bautizado en la Iglesia y por la Iglesia. Ser bautizado significa ser aceptado e incorporado a la Iglesia.

NAVIDAD 2016 ¡DESCÚBRELA!

      En esta LISTA DE REPRODUCCIÓN encontrarás BELENES Y MATERIALES DE NAVIDAD.

                     Pulsa este enlace y sumérgete en el ESPÍRITU NAVIDEÑO CRISTIANO

 

 

En este tiempo mágico de la Navidad todo quiere ser contemplado y admirado, saboreado y asimilado, amado y conquistado desde el Niñito de Belén. Toda la realidad nace y es recreada continuamente para que el hombre aprenda a ser él mismo, y de esa manera descubrir que pertenece a una creación infinita, sabiamente armónica y rigurosamente silenciosa. El amor es el único capaz de redimir al hombre de su propia debilidad. Sin duda alguna, para que entre en tu corazón el amor hay que desterrar el odio, la envidia, el rencor y el desprecio.
Lo único que hará grande a un alma será el amor que pueda depositar en su interior y la compasión hacia sus semejantes. Todo cuanto existe cobra vida cuando amamos sin desfallecer desde lo más diminuto hasta lo más grandioso. Y este amor se manifiesta a borbotones desde la “ternura de Belén”.

 

adoracion-pastores1-murillo

MOTIVO DE ESCÁNDALO

MOTIVO DE ESCÁNDALO

imagen 7 de la galeria 1

Jesús de Nazaret advierte sobre aquellos que son motivo de escándalo, especialmente cuando escandalizan a los pequeños y a los débiles: “En aquel tiempo se acercaron a Jesús los discípulos y le dijeron: “¿Quién es, pues, el mayor en el Reino de los Cielos” Él llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: “Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños no entraréis y os hacéis como lo niños no entraréis en el Reino de los Cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los Cielo. Y el que recibe a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe. Pero el que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos, y le hundan en lo profundo del mar. ¡Ay del mundo por los escándalos! Es forzoso, ciertamente, que vengan escándalo, pero ¡ay de aquel hombre por quien el escándalo viene!” (Mt 18,1-7)